Bañistas desafían las prohibiciones costeras

Ocurre entre el puente Villarino y la playa “El barco”



#

Marcelo Ochoa

La imprudencia, una vez más reflejada. Los carteles de advertencia no surten el efecto esperado.

VIEDMA (AV).- Una de las más bellas franjas de la costanera viedmense tiene prohibición de baño, sin embargo los visitantes, y principalmente los jóvenes incurren en la práctica de desafiar las normas utilizando ese peligroso lugar como balneario. La zona de prohibición provista de una defensa costera que sirve como solarium se encuentra en el sector Oeste, entre el puente Basilio Villarino y la playa conocida como “El barco”, donde la principal referencia es una antigua embarcación reciclada como emblema del transporte fluvial a mediados del siglo pasado. “Resulta imposible de controlar ese emplazamiento, a pesar de que todo el mundo sabe, y los carteles así lo indican, que no se cuenta con servicio de guardavidas”, señaló el director de Defensa Civil del municipio, Hugo Zanotti. Indicó que el cuerpo de bañeros compuesto por 25 personas tiene como misión fundamental, vigilar un amplio radio, por lo tanto “allí no tiene nada que hacer” y para eso se colocaron carteles. El área que conduce Zanotti ha desplegado una campaña de concientización, aunque el propio funcionario reconoce que a la gente le gusta arriesgarse. “Pasa lo mismo con la gente se busca sombra en los acantilados del mar cuando nos cansamos de decirle que pueden producirse desprendimientos”, ejemplificó. El funcionario insistió en que resulta “difícil cambiar la conducta de la gente”, aunque la mayoría no son adultos, sino adolescentes que acostumbran a utilizarlo por una cuestión de moda y que cuentan con una porción más amplia como para estacionar los vehículos cuyas radios son encendidas a todo volumen. Algunos observados sostienen que la gente se baña allí por no contar con el suficiente espacio, sin embargo, las playas del centro prácticamente no se usan ya que quienes se conocen entre sí coinciden en que “la movida” está cerca del puente Villarino.


Comentarios


Bañistas desafían las prohibiciones costeras