Bariloche abrirá un camino para una comunidad mapuche

Los Quijada tienen su territorio en el faldeo sur del cerro Otto, donde están en conflicto con el country Arelauquen.





Funcionarios municipales recibieron a los representantes de la comunidad (Foto: Gentileza)

Funcionarios municipales recibieron a los representantes de la comunidad (Foto: Gentileza)

Las seis familias que componen la Lof Che Celestino Quijada, asentada en el faldeo sur del cerro Otto, lograron el compromiso del intendente Gustavo Gennuso para construir un camino de acceso vehicular hasta su territorio, al que hoy deben acceder por sendas peatonales. La lonko de la lof, Luisa Quijada, dijo que históricamente tenían un camino que les servía para abastecerse de todo lo necesario para ellos y sus animales, pero hace trece años fue bloqueado por el country Arelauquen, “que compró tierras en la zona de la sucesión Capraro”.

Aseguró que por ese tema existe una demanda territorial todavía irresuelta y que luego de varios contactos con el municipio lograron que les garanticen la apertura de un camino nuevo, que tendrá alrededor de 2.000 metros.

Quijada dijo que la obra comenzará “a fin de año”. Señaló no obstante que en la zona nieva “hasta dos metros” y el mantenimiento de la futura traza “va a ser un problema, porque el municipio no tiene máquinas y no lo puede garantizar”. Según la lonko, una solución sería que esa tarea quede a cargo de Arelauquen. 

El aporte del municipio fue gestionado la exconcejal y actual responsable de seguridad vial Cristina Painefil, quien se ocupó en forma personal del tema por su vínculo con la comunidad. En la reunión realizada hoy con el intendente Gustavo Gennuso también estuvo el secretario de Servicios Públicos, Eduardo Garza, quien se ocupará de los trabajos en el terreno.

Painefil dijo que la relación del municipio con los Quijada siempre fue buena y que “si bien la municipalidad no tiene injerencia en los reclamos de fondo de la lof”, relacionados con su reivindicacion territorial, sí está dispuesta a colaborar en todo lo que pueda “para mejorar su calidad de vida”. 

Los familias que integran la lof deben dejar sus casas en los meses más crudos del invierno por las dificultades de acceso. Luisa Quijada dijo que aun así deben llevar periódicamente alimento para sus animales, lo que les representa un gran esfuerzo. Y que cuentan con dos permisos de paso por semana que les concedió Arelauquen, pero “no es la solución”. 

Señaló que la administración del barrio privado quiere hacerles un camino “por arriba” que tampoco va a servir en invierno, y que ellos aspiran a recuperar “el camino ancestral”. Mientras tanto, la lonko dijo que valoran la propuesta del municipio, que consiste en la apertura de una traza vehicular desde los fondos del barrio Unión hasta las tierras de la comunidad.


Comentarios


Bariloche abrirá un camino para una comunidad mapuche