Bariloche quiere reimpulsar el parque Llao Llao como atractivo turístico

La idea principal es reflotar el proyecto de un centro de interpretación, pero se proponen también mejorar los senderos y abrir nuevos, además de sumar cartelería.

En la búsqueda de generar nuevos atractivos que vinculen la sustentabilidad ambiental y el desarrollo turístico, el gobierno municipal está decidido a darle un nuevo impulso al parque municipal Llao Llao, un área protegida de jurisdicción local con 1.226 hectáreas, en el Circuito Chico de Bariloche.

Esta zona es visitada por 700.000 personas cada año, entre turistas y residentes, que encuentran en sus senderos, bosques, playas lacustres y paisajes, un espacio natural en plena ciudad y de fácil acceso.

Pero este parque, que está regulado por la ordenanza del Ente Autárquico Administrador y Científico-Técnico del Parque Municipal Llao Llao, hoy no tiene servicios y cuenta en su historial con reiterados anuncios de obras de infraestructura que nunca se concretaron y que ahora se busca reflotar.

La semana pasada cambió el directorio del ente y se designó presidente al delegado municipal del oeste, Claudio Otano, quien de inmediato asumió que su misión es “reimpulsar” el parque y mejorar los múltiples atractivos naturales que tiene.

El intendente se propuso encarar varias aristas para mejorar el parque”, dijo Otano a RÍO NEGRO y precisó que además del ordenamiento administrativo, ya que el ente adeuda balances desde 2014, se propuso gestionar obras, abrir senderos y realizar un ordenamiento del espacio natural.

Otano dijo que como primera medida se puso en contacto con la Subsecretaría de Relaciones Institucionales del Ministerio de Turismo de la Nación para reflotar el proyecto paralizado de la obra del Centro de Interpretación que se licitó dos veces pero nunca avanzó la construcción.

La obra del Centro de Interpretación lleva años detenida (Foto: Chino Leiva)

Esta obra fue anunciada en 2015 y licitó por primera vez mediante un programa del Ministerio de Turismo de la Nación en acuerdo con la municipalidad. Se preveía reciclar y ampliar la vieja casona del guardaparque, ubicada sobre la ruta del Circuito Chico, para crear un Centro de Interpretación de 230 metros cuadrados con sala de exposiciones, atención al público, sala de proyecciones y áreas administrativas. También se preveía otro módulo con oficina de informes y sanitarios y una subcentral de bomberos de 320 metros cuadrados.

“Esa obra la anunció el exministro Enrique Meyer en 2015 como parte de un programa del BID, se licitó y nunca empezó. Después lo volvió a anunciar el ministro Gustavo Santos en diciembre de 2016, cuando estuvo en el Consejo Federal de Turismo y en 2019 se anuncia una nueva licitación que gana una empresa de Misiones, pero nunca empezó”, señaló Otano al recordar el derrotero de promesas incumplidas.

El funcionario, que ejerce el cargo en el ente ad honorem, dijo que encontró “buena predisposición” entre las autoridades nacionales actuales y espera que se pueda retomar el proyecto y comenzar de inmediato la obra.

Además, proyecta impulsar desde el directorio la apertura de nuevos senderos de trekking, debido a la amplia superficie del parque y mejorar los puntos turísticos como el mirador del Brazo Tristeza, en la Bahía López, el mirador del cerro Llao Llao y la picada de Palotinos, en la cara oeste del cerro López. Se propone también trabajar con la Asociación de Escaladores para generar palestras de escalada.

“La idea es sumar señalética, hacer miradores seguros con decks, mejorar los senderos al Puente Romano y al lago Escondido y explora la posibilidad de acordar con el Museo de Ciencias Naturales para crear réplicas de especies que hayan habitado la zona para instalarlas al aire libre generando un nuevo atractivo”, puntualizó Otano.

El presidente del ente dijo que cualquier decisión que se tome será del organismo autárquico en su conjunto, y planteó que si se dota de servicios e infraestructura se podrá poner en práctica la ordenanza que establece el cobro por ingreso, para reunir fondos para seguir mejorando el parque.

Actualmente el parque tiene recursos destinados por presupuesto, en base a un porcentaje de las tasas de los contribuyentes de los barrios que están insertos en esta superficie. El año paso ese presupuesto fue de 1,8 millones de pesos.

Respecto al ordenamiento administrativo del este, que adeuda seis balances, Otano valoró la importancia para poder gestionar fondos de agencias de cooperación estatal y otros organismos.

Un lugar de múltiples atractivos

El parque municipal Llao Llao tiene 1.226 hectáreas de superficie y abarca una amplia jurisdicción, más allá de la zona de acceso donde se creó un estacionamiento para iniciar el recorrido por el sendero en el bosque, que conduce al lago Moreno.

Esta reserva natural comprende puntos de gran atractivo para los turistas como Villa Tacul, donde en verano se multiplican los visitantes tentados por las playas de aguas cristalinas; el lago Escondido que tiene un pequeño muelle de madera y un encanto especial; el Puente Romano, una extraña construcción de piedra emplazada en el corazón del bosque; el cerro Llao Llao que ofrece impactantes vistas; la Bahía López y el brazo Tristeza del lago Nahuel Huapi, con su sendero y mirador; y el puente Angostura donde se unen los lagos Nahuel Huapi y Moreno; entre otros.

El lugar donde se pretende construir el Centro de Interpretación está situado en un punto central para acceder a los diferentes sitios de interés del parque.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Bariloche quiere reimpulsar el parque Llao Llao como atractivo turístico