Bariloche tuvo una alta ocupación, aunque no llegó al “boom” esperado

Si bien hubo un 75% de plazas ocupadas, el número no fue el que muchos imaginaban en base al contexto socioeconómico del país. En relación al nivel de gasto, hay un mix entre el alto aporte de los extranjeros y el turismo “gasolero” interno.



#

El promedio de estadía que sacó el Observatorio es de 4 noches.

La situación económica del país, que resiente los bolsillos a la hora de vacacionar, inclinó la balanza por encima del esperado aluvión que no viajaría al exterior y aunque la ocupación hotelera promedio fue del 75%, la temporada tuvo sus vaivenes y cada rubro registra realidades diferentes.

Los hoteles de alta y mediana categoría registran un verano bueno con permanente afluencia, pero en la hotelería de menor nivel o alejada del centro de la ciudad, decrece la ocupación, al igual que en las cabañas que mayoritariamente tienen colgado en sus portales carteles que anuncian que “hay lugar”.

“Lo que va de la temporada es aceptable, cerraremos el mes con un 75% de ocupación. Es lo que se esperaba”, dijo Gastón Burlón, secretario de Turismo municipal, que valoró esta situación como positiva “teniendo en cuenta la situación del país”.

Felipe Orticelli, presidente de la Cámara de Turismo de Bariloche, admitió que no se llegó a ningún récord esperado. “Hubo buena ocupación a sacrificio de tarifa. La gente salió de vacaciones pero cuida el dinero”, afirmó.

El Observatorio de Turismo provincial había estimado, al cerrar la primera quincena, un gasto diario de $2.600 y un promedio de estadía de 4 noches.

Para el sector empresario hay un público gasolero y un ejemplo de ello es que las excursiones tradicionales registran una baja en ventas respecto del verano pasado. En los paseos lacustres se consiguen cupos de inmediato cuando el año pasado había comprar el ticket con al menos 5 días de anticipación.

En las excursiones terrestres clásicas como Circuito Grande (San Martín de los Andes), El Bolsón o Tronador la merma oscila entre el 30 y el 40%, según el sector empresario.

Del otro lado de la balanza, con una temporada exitosa, están las empresas de alquiler de autos. Burlón y Orticelli coincidieron en que en este rubro fue una “explosión” el verano y lo vinculan a que “la gente que antes venía en su vehículo, con las aerolíneas low cost o precios bajos anticipados, les conviene viajar en avión y alquilar auto en la ciudad para recorrer”, indicó el titular de la cartera de Turismo.

También en el sector destacan que hay un crecimiento del turismo extranjero respecto de otros veranos. Provienen de Chile, Brasil, Israel y una diversidad de países que tal vez antes no tenían en agenda a Bariloche como destino pero con la devaluación, la ecuación cambió.

En febrero se espera la afluencia de turistas chilenos que recorren la región en vehículos particulares, atraídos además del valor del dólar, por la devolución del 21% de IVA en alojamiento y los precios de los combustibles.

“A los turistas extranjeros les resulta más económico, pero hay un segmento de turistas argentinos que gastan poco”

explicó Gastón Burlón, secretario de Turismo local, sobre el nivel de gasto.

El dato

fotos: alfredo leiva

Datos

“A los turistas extranjeros les resulta más económico, pero hay un segmento de turistas argentinos que gastan poco”
30
mil camas habilitadas tiene la ciudad. Es, por lejos, una de las mayores plazas hoteleras de la región.

Comentarios


Bariloche tuvo una alta ocupación, aunque no llegó al “boom” esperado