Bariloche: un parque aéreo en medio del Cerro Otto

La propuesta es resolver juegos que se pierden entre árboles altísimos que requieren equilibrio, coordinación y fuerza. Tirolesas, puentes hechos con cables, tablas, troncos, túneles de madera, columpios y pasarelas, entre las opciones.



A Euca se accede por el kilómetro 1 de la avenida Pioneros, frente a la YPF. Fotos de Alfredo Leiva

A Euca se accede por el kilómetro 1 de la avenida Pioneros, frente a la YPF. Fotos de Alfredo Leiva

“Desafío en la altura: adrenalina y diversión” propone un cartel en el ingreso del parque aéreo Euca ubicado en el complejo Piedras Blancas, en el cerro Otto. La oferta de 60 juegos y 9 tirolesas repartidos en cinco circuitos de diversas dificultad atrae a turistas y barilochenses.

El complejo está en el cerro Otto, a 1200 metros de altura

Quienes trabajan en el lugar lo definen como “una actividad de arborismo”, consistente en resolver juegos que, por momentos, se pierden entre los altísimos árboles. La oferta es de lo más variada. Tirolesas, puentes hechos con cables, tablas, troncos, túneles de madera, columpios y pasarelas de lo más diversas.

El primer nivel arranca a 3,5 metros de altura, le siguen dos niveles intermedios, a 7 metros, y los otros dos más complejos, a unos 11 metros. A medida que se avanza en los niveles, las tirolesas se hacen más largas y más altas. Del mismo modo, los puentes se mueven más. Hay menos lugares de donde sostenerse y aumenta la dificultad. Se requiere más equilibrio, coordinación y fuerza.

El primer nivel arranca a 3,5 metros de altura. Fotos de Alfredo Leiva

“La dificultad no solo radica en la altura. Son puentes más largos, más inestables; entonces se le suma la fuerza, más equilibrio y el cansancio que uno ya viene acumulando”, describió Juan Pablo Britos, instructor de Euca.
Los niños a partir de los 6 años pueden ingresar al circuito 1, después de los 9 años pueden realizar los tres primeros circuitos y a partir de los 14 años, están en condiciones de participar en todos los niveles.
“Poné las dos manos juntas. No te puede pasar nada. Es seguro. ¡Vamos con la adrenalina!”, gritaba entusiasmado Ignacio Gaffuri, de Mendoza, a una de sus hijas, al tiempo que tomaba algunas fotografías. “Ya llevamos varios días en Bariloche y no sabíamos qué hacer. Está fresco pero es una buena opción para que los chicos se entretengan”, reconoció el turista mendocino.

Medidas de seguridad
“¡Vamos! Con fuerza. No te cuelgues tanto del cable”, le decía a un niño uno de los instructores desde abajo.
Un vez que se saca el pase para ingresar al parque aéreo, los participantes deben equiparse con un arnés, casco, guantes y la polea de seguridad. Una breve charla de seguridad hace un recorrido sobre el manejo del material y las reglas de juego.

Los niños a partir de los 6 años pueden ingresar al circuito 1. Fotos de Alfredo Leiva

Los instructores observan desde abajo y brindan alguna asistencia puntual. El desafío es que los jugadores se desenvuelvan solos. “El sistema de seguridad que se usa es la línea de vida continua. Hay una polea que se conecta al inicio del recorrido y hasta que no se termina el circuito, hasta que no llegás al suelo, recién se desconecta la seguridad. Pase lo que pase, siempre estás seguro”, relató Britos.
La sensación de vértigo y temor es recurrente. Al principio, muchos chicos no se animan. Pero los instructores aseguran que “con un empujón de confianza, llega un punto en que ya no se quieren bajar porque le agarran el gustito”.

Hay tirolesas, puentes hechos con cables, tablas, troncos, túneles de madera y más. Fotos de Alfredo Leiva

En promedio, son dos horas de permanencia en los juegos. Sin embargo, no es tajante ya que muchas veces, los chicos quieren repetir y los instructores les permiten seguir jugando. “Las dos horas son más que suficientes porque los juegos llevan su tiempo. Te cansan bastante. De todos modos, a los chicos hay que agotarles la energía”, dijo Britos risueño.
En 2009, la empresa Euca construyó el primer parque aéreo de este estilo en el país en San Rafael, Mendoza. Cuatro años después, inauguró otro en El Tigre, en Buenos Aires, y en diciembre del 2016 se inauguró el parque de Bariloche.
“Se buscan los lugares con gran potencial turístico tanto estudiantil como familiar. En Bariloche tenemos un plus que es la magia de este lugar, el bosque y el paisaje. Tenemos una excelente vista desde abajo y arriba de los juegos”, señaló Britos.

Tiene una excelente vista desde abajo y arriba de los juegos.

Euca abre todo el año, incluso con nieve. En temporada de verano, abre sus puertas todos los días de 11 a 18 y reciben un promedio de 60 personas por día.
Los instructores recalcaron que del total de visitantes, un 30% es de Bariloche y el resto, turistas especialmente de Neuquén, de Río Negro y Buenos Aires. “Los días feos es una muy buena opción para la gente que no puede ir a la playa o a la montaña. Abrimos todos los días, excepto cuando llueve mucho o hay viento muy fuerte”, admitió Britos.

Cuando hace frío y no da para la playa y los lagos, es una buena opción para los chicos.

Mientras tomaban mate, Mariana Chávez y Abel Painemal, oriundos de General Roca, observaban su hijo de 6 años trepar sin mayores dificultades.
“Es audaz por eso quisimos traerlo. Es nuestro cuarto día en Bariloche y nos pareció una muy buena opción en este día frío para ir a la playa”, reconoció el hombre.

Cómo llegar y opciones de circuitos y precios

A Euca se accede por el kilómetro 1 de la avenida Pioneros, frente a la YPF.
El complejo está en el cerro Otto, a 1200 metros de altura. Por ese mismo camino que llega a Piedras Blancas, y si avanzás dos km más arriba, llegás a la confitería giratoria.

Desde ese lugar, muchos optan por caminar 40 minutos más hasta la piedra de Habsburgo, con un mirador paradisíaco.

El complejo Piedras Blancas propone otras dos actividades en verano: dos tirolesas largas a las que llaman “el simulador del aladelta” y la pista de donas (en un gomón inflable, uno se impulsa “montaña abajo”).

Mini Euca es una estructura movible para niños a partir de los 4 años. El valor es $ 400. En cuanto a los valores de Euca, $ 650 cuesta el nivel 1, $ 800 los tres siguientes y $ 900 para realizar los 5 circuitos.
Hay descuentos para residentes de Dina Huapi y Bariloche: $500, el nivel 1 y $650, los circuitos 1, 2 y 3 y $750, los cinco circuitos.


Comentarios


Bariloche: un parque aéreo en medio del Cerro Otto