Bariloche y la promoción turística



Andrea Isabel Marín/Julio Isidro Pérez

Recientemente, el secretario general de la Organización Mundial del Turismo, Zurab Pololikashvili, destacó que la comunidad internacional tiene solo diez años para alcanzar unos ambiciosos objetivos de desarrollo y de lucha contra el cambio climático, puntualizando que el sector turístico tiene que afrontar su enorme responsabilidad reconociendo su excepcional potencial.


Los 1.400 millones de llegadas turistas en el año 2019 demuestran la significativa importancia en este sector en el mundo.
De allí que la planificación, el marketing, el avance digital son, entre otros aspectos, los que sirven al conocimiento y difusión del turismo. Y de una manera sustancial la capacitación, para formar a quienes contribuirán en la adecuada atención de los visitantes en todo lugar para que haya un atractivo turístico.


De allí que consideramos la importancia que tiene la promoción y, en tal sentido, San Carlos de Bariloche se constituyó a través de los años en un faro para hacer conocer en el mundo sus posibilidades como centro turístico internacional de Argentina y de Sudamérica.
Para difundir y comercializar ese lugar se fueron aplicando los sistemas de marketing y los avances tecnológicos.


Hace varios años se logró coordinar en una mesa a los sectores privados y oficiales de la actividad, tanto provinciales como municipales y así se consolido el Ente de Promoción Turística de Bariloche (Emprotur).
El organismo permitió en el momento inicial que las secretarias de Turismo provincial y municipal, junto a las entidades que nuclean a los agentes de viajes, hotelería, transporte, comercio, mujeres empresarias, las entidades vinculadas al esquí, entre otras, lograran confeccionar lo que se efectivizó mediante ordenanza municipal. Y así se fueron dando nuevos pasos que permitieron coordinar promociones anuales en distintos países, para difundir lo que ofrece Bariloche al visitante.


Con la actual gobernadora de la provincia de Río Negro, Arabela Carreras, cuando se desempeñaba como Ministra de Turismo, se delinearon diversas acciones para afianzar ese concepto en cuanto a la promoción del destino.
El anterior gobernador, Alberto Wereltineck, entendió permanentemente lo que el turismo representaba a la economía rionegrina y así fue llevando a cabo acciones que fortalecieron ese mismo concepto.


Actualmente para Carreras es un todo un desafío lo que hace años –con toda la infraestructura de servicios que tiene esa ciudad- se potencia: lograr la construcción del Centro de Congresos y Convenciones en Bariloche.
Existe un proyecto en ejecución. Los pasos futuros serán buscar el apoyo y financiación de distintos niveles para concretarlo.


Sin dudas, el conocimiento turístico de esa región cordillerana, acentuará también el conocimiento de las amplias regiones turísticas que se cuentan, como son: el centro de deportes invernales, complementado en El Bolsón; la ruta del vino en el Alto Valle y la vasta costa atlántica, desde El Cóndor, Las Grutas y Playas Doradas; el corredor que une el mar con la cordillera y la meseta Somuncura y el lago Pellegrini, por mencionar solo algunas de ellas.


En su momento, Carlos Sanz de Santamaría, siendo presidente del Comité Interamericano de la Alianza para el Progreso, durante una asamblea anual de ese organismo -en Lima- puntualizó que el turismo vende cultura, vende historia. Las pone a disposición del viajero con toda la autenticidad que solo pueden proporcionar los elementos originales que lo suscitaron”.


Aquel ejemplo que fue la constitución y el actual accionar del Emprotur, que tuvo recientemente constituciones similares en El Bolsón y en Las Grutas (en ese camino se está preparando también en Viedma).


El turismo actúa como un importante elemento educador, gracias al amplio intercambio de conocimientos, ideas, razas y religiones que genera: ayuda a valorar la historia de los pueblos, a conocer diferentes culturas y regiones, eliminando barreras sociales y políticas. Es un fenómeno dinámico sin fronteras.


El ejemplo de coordinación de los sectores involucrados en el turismo que dio en su momento Bariloche, debe servir para que otras zonas turísticas lleven a cabo acciones similares, mediante la coordinación de los sectores privados y públicos, lo que redundará en un efectivo desarrollo del turismo en sus respectivos lugares.

(*) Licenciada y experto en turismo


Comentarios


Bariloche y la promoción turística