Policías describieron el caos del día que murieron Cárdenas y Carrasco

Uno de los efectivos vio cartuchos de plomo usados y los entregó en la Comisaría Segunda. Otro observó manifestantes con armas de fuego. Fueron ocho policías los que declararon.

12 oct 2018 - 07:31

Un caos. Así describieron varios policías la jornada que se vivió el 17 de junio de 2010 en la zona de la comisaría 28ª de Bariloche, que funcionaba en Pablo Mange y Onelli.

El policía Fernando Manquenao declaró ayer que un oficial le entregó al día siguiente de los disturbios una bolsa donde había cartuchos antitumultos detonados y cartuchos PG (que contienen postas de plomo) y que los entregó en la comisaría 2ª. Dijo que no vio a personal policial disparar con postas de plomo.

Luis Osés relató que cumplía en esa época funciones en el BORA (hoy COER) y aseguró que observó a dos sujetos con armas en la zona. No dio precisiones de qué tipo de armas eran, pero describió cómo estaban vestidos. Contó que habían sido enviados al lugar con la orden de resistir.

Ocho policías –algunos en actividad y otros retirados– declararon en la cuarta jornada del juicio contra el exsecretario de Seguridad y Justicia de esa época, Víctor Cufré; el exjefe de la Policía de Río Negro, Jorge Villanova; el extitular de la Unidad Regional Tercera, Argentino Hermosa; el segundo jefe de la Regional, Fidel Veroíza; y el exjefe de la comisaría 28ª, Jorge Carrizo.

Los cinco exjefes están imputados de haber actuado de manera negligente, sin cumplir las normas vigentes de la Policía de Río Negro, durante la jornada donde hubo una feroz represión. Según la acusación fiscal y de las querellantes, el accionar negligente de los exjefes policiales causó las muertes de Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco y trece personas lesionadas. Los exjefes resolvieron viajar a El Bolsón en lugar de quedarse en Bariloche para dirigir al personal policial. Por eso, están acusados por el delito de homicidio culposo, lesiones graves y leves culposas.

Mientras que los policías Víctor Darío Pil, Marcos Epuñan y Víctor Hugo Sobarzo están acusados por el delito de homicidio en riña de Cárdenas. Por el homicidio de Carrasco, que tenía 16 años, no hay imputados. La investigación que se extendió durante 8 años no pudo establecer quién mató al chico.

Oses dijo que era un caos, “una situación de crisis”. Comparó esa jornada del 17 de junio con los saqueos de diciembre de 2012 en Bariloche y también con los ingresos a los penales, cuando deben intervenir. La crisis estalló tras el homicidio de Diego Bonefoi, de 15 años, a manos del cabo Sergio Colombil.

Manquenao recordó que por la tarde “aparece el señor Lozada que iba a la casa de la familia Bonefoi y había que custodiarlo”. Contó que le indicó a Lozada que lo acompañaba sólo hasta la vereda. “Cuando Lozada trató de entrevistarse con la familia Bonefoi lo sacaron como gato quemado”, describió.

El policía declaró que si hubo tiros con postas de plomo esa jornada es porque “el diablo metió la cola y hay que buscar al diablo”. Recordó que al día siguiente salió esa versión en los medios.

La policía Mariela Bazan dijo que estuvo en la zona para colaborar con sus compañeros. “No recibí órdenes de nadie. Ayudé en lo que podía”, explicó. Dijo que fue al lugar “de manera casual”. Relató que levantó cartuchos del suelo y en un momento se acercó a un móvil y sacó una caja de cartuchos AT y los iba repartiendo entre policías. Admitió que nadie le dio esa orden.

“Las escopetas fueron el único elemento que nos permitió seguir con vida”, aseguró el comisario Carlos Báiz. Dijo sobre días después de los hechos: “Escuché cierto comentario que había una especie de duda si los cartuchos eran AT o PG”.

“Los manifestantes querían tomar la comisaría 28ª, destruirla, quemarla con nosotros adentro”.
Comisario Carlos Báiz, sobre lo que ocurrió en el 2010
Bariloche

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.