Bianchi: “Se habrán dado cuenta de que no tengo el celular de Dios”

El DT de Boca realizó una autocrítica y pidió “paciencia” a los hinchas. “Todo es una cuestión de tiempo”, dijo en relación a darle una identidad al equipo.

#

Foto Baires.

Fútbol de AFA

El director técnico Carlos Bianchi aseguró hoy ser “el primero que sabe que Boca no está jugando bien” y les pidió “paciencia” a los hinchas.

“Yo quiero una actitud más positiva, jugar más lejos de nuestro arco. Quizás estos defensores estaban acostumbrados a otra cosa. Darle una identidad a un equipo que uno no formó no es tan fácil, no se hace de un día para el otro”, dijo Bianchi en lo que pareció un tiro por elevación hacia su antecesor, Julio Falcioni.

En conferencia de prensa, Bianchi ironizó: “Ahora se habrán dado cuenta de que no tengo el celular de Dios. Los hinchas tienen que ser inteligentes y saber que un equipo no se arma de la noche a la mañana. Del equipo que jugó la final de la Copa Libertadores hay cinco que no están, es decir, prácticamente el cincuenta por ciento”.

Prometió el director técnico “mirar de frente al trabajo. Todo es una cuestión de tiempo. Los defensores se tienen que sentir bien con el sistema que les hago jugar y estar más concentrados”.

“Del primer partido (ante Quilmes) destaqué el orgullo -recordó- y del segundo (frente a Toluca) sé que (los jugadores) están dolidos. No fue el resultado con que ellos esperaban arrancar la Copa. Tenemos que ser realistas, si no estamos a la altura de lo que estamos jugándonos, vamos a seguir complicándonos la vida nosotros solos”.

Consideró Bianchi que “el hincha, allá por el 2000, tenía más paciencia. Del 81 al 98, en treinta y cuatro campeonatos Boca ganó uno solo, que fue el del 92 con el señor (Oscar) Tabárez. No prendieron fuego La Bombonera y Boca no tuvo menos hinchas”.

En cuanto a Juan Román Riquelme, comentó que “hizo treinta minutos de fútbol y lo vi bien, jugando tranquilo como es él. Todavía no pienso en su regreso. Prefiero tenerlo tarde y bien que antes y mal”.

“Vamos a ir manejando los tiempos y sumándole cargas -añadió-. Yo tengo que hacer que Román llegue al campo con más posibilidades de jugar bien que mal porque así como lo esperan, también lo van a criticar si no juega bien”.

Consultado sobre si Riquelme podría jugar con Leandro Paredes, el entrenador se preguntó: “¿Por qué no? Todo es posible, en 2001 jugamos con Riquelme y (Walter) Gaitán, que era diez. Según cómo estén ellos y el equipo, uno puede tratar de ver. Siempre digo que son los jugadores los que se ponen y se sacan, no los técnicos”.

Por último, acerca del rival del domingo, expresó que “Tigre es un equipo que dio pruebas de que tácticamente es serio. Tiene jugadores desequilibrantes, es peligroso en las pelotas paradas. Está haciendo una buena Copa y no ha perdido en los partidos que jugó por el campeonato”.

DyN


Comentarios


Bianchi: “Se habrán dado cuenta de que no tengo el celular de Dios”