Bitácora, un proyecto para escribir e ilustrar estos extraños días

Alba Cerutti, docente de la UNRN puso en marcha un proyecto de escritura entre sus alumnos para que dejen plasmado en papel un registro de la cuarentena. La iniciativa traspasó las aulas.



Ahora estamos tan inmersos en esta situación que quizás ya nos parezca nuestra nueva “normalidad”. Pero este tiempo excepcional y único será un hecho histórico, sin dudas.


En marzo, cuando todo esto comenzó, Alba Cerutti, docente de la cátedra de Comunicación Escrita de la carrera de Diseño de la UNRN y del IFDC Villa Regina y Río Colorado, quiso dejar una huella de estos días. Convocó a sus alumnos, junto a Mario Figueroa, también docente de la UNRN y Greti de Mohana, licenciada en diseño visual de la UNRN, a poner en papel las impresiones personales de estos tiempos. Una bitácora de la cuarentena.
¿La idea? Escribir un cuaderno que relate “el día a día, que guarde marcas del proceso personal .


“Cada bitácora será diferente. Guardará palabras que tienen que ver con las apropiaciones y los descubrimientos que se fueron generando en esta cuarentena”, explica Cerutti.


“Cuando empezó la cuarentena y armé el programa para el cuatrimestre lo primero que se me vino a la cabeza fue que este sería un año extraordinario, desde todos los sentidos: emocional, social, histórico, político, y por supuesto respecto de la salud. Entonces pensé en cómo podíamos dejar un registro de todas estas emociones que iban a atravesar el alma, el cuerpo, los espacios de estudio. Y en el auge de la tecnología, me pareció muy importante que quede plasmado en papel. Incluso para que se pudieran divertir, y que dentro de unos años, la familia pudiera leer todo esto desde otro lugar”, agrega Cerutti.

Alba Cerutti, la docente que puso en marcha el proyecto.


Pero la consigna, distribuida entre 90 alumnos en total, traspasó las aulas y se instaló en las casas. Como en la de Mariana. “Estuve pensando que la bitácora me recuerda a los famosos “diarios íntimos” que solía tener cuando era chica, por lo tanto decidí hacerlo con mi hija. Me pareció una idea muy buena y un momento ideal para plasmar ideas, canciones, sentimientos, sus dibujos ya que le encanta dibujar y poder compartir con ella este proyecto, además de sentirlo como un buen espacio para compartir juntas y darle doble valor para mi”, explicó, sobre este trabajo que hizo junto a su hija.

Como tarea, la consigna que dejaron los docentes fue bien abierta, “para que inclusive pudieron intervenir todos los miembros del círculo cercano. En ese momento, más que los contenidos de la materia, me parecía importante el cómo íbamos a atravesar este momento, contener a los estudiantes, y que además presentara una modalidad de trabajo que no los obligara a estar 24 horas frente a la pantalla, que cada uno pudiera escribir desde lo personal, y crear”, cuenta la docente.


A los alumnos se sumaron los seguidores de la página de Instagram de Cerutti.

Y aunque hubo varias citas de libros que funcionaron como disparadores de las “tareas” que se renovaban cada jueves, “la idea era motivar con consignas profundas, lúdicas, y otras de auto conocimiento”.
La bitácora es ese cuaderno en que vamos dejando un registro de “las construcciones personales que cada uno de ustedes, como lectores únicos y singulares puede realizar; es un testimonio y un resguardo de las múltiples asociaciones, interrelaciones, interrogantes y búsquedas que se movilizan”, dice Cerutti.
Al principio, era un trabajo más relacionado a las lecturas. Pero con el paso de los días, se fue haciendo más personal, y abierto.


El resultado, asegura Cerutti, es de una enorme variedad. “Hay diversidad de producciones, músicas, colores. Hay textos académicos, hay dibujos. Es una obra muy personal”.
Aunque el cuatrimestre ya termina, la bitácora de cada uno queda abierta para que sigan poniendo allí todas las impresiones de esta cuarentena que se mantiene.

“No hubo más intención que la de acompañar este proceso de cuarentena desde un lugar creativo, catártico, donde pudieran participar todos y que sirviera para dejar registro de un año extraordinario, único -espero-, en la humanidad”.

Alba Cerutti

¿Qué escribir en la bitácora?

Así fue la invitación de la cátedra a sus alumnos:

El propósito es que estas páginas guarden las marcas del proceso personal de la lectura, que puede ser libre, más apegado a los gustos, o combinando saberes personales con los aprendidos en la carrera. No hay una única manera de dejar registro de lo que vamos leyendo. Cada bitácora será diferente. La extensión de cada comentario también dependerá de lo que cada texto movilizó. Guardará palabras que tienen que ver con las apropiaciones y los descubrimientos que se fueron generando en esta cuarentena.

La bitácora es ese cuaderno en que vamos dejando un registro de las construcciones personales que cada uno de ustedes, como lectores únicos y singulares puede realizar; es un testimonio y un resguardo de las múltiples asociaciones, interrelaciones, interrogantes y búsquedas que se movilizan cuando leemos.

El criterio que debe predominar para los textos a comentar en la bitácora es la elección de aquellos que movilizan, que despiertan interés, que estén marcados por el placer, el gusto o la curiosidad

Las consignas y/o ideas disparadoras se presentaban todos los jueves desde una cuenta de Instagram albaalciracerutti y de allí podían adaptarlas en función de sus intereses y/o modificarlas.


Comentarios


Bitácora, un proyecto para escribir e ilustrar estos extraños días