Boudou, un protagonista mudo

Todos hablaron de él. El oficialismo lo defendió. La oposición concentró en él todas las críticas.



#

Foto DyN.

Expropiación de la ex Ciccone

El vicepresidente Amado Boudou fue hoy un protagonista mudo, aunque siempre sonriente, de la sesión en la que se debatió la expropiación de la ex empresa Ciccone: recibió andanadas de críticas de parte de los legisladores opositores y varios senadores oficialistas salieron en su auxilio para rechazar las imputaciones.

Boudou no pudo responder las acusaciones, ya que en su condición de vicepresidente dirige la Cámara de Senadores y no puede hablar en el recinto, en función de que no fue elegido como un representante de alguna provincia.

Desde el antikirchnerismo, el radical Gerardo Morales afirmó que el proyecto debería ser llamado “la ley de salvataje de (Alejandro) Vanderbroele y su socio oculto. ¿Para qué hacen esto si es que nadie importante tiene que ven con este negocio?”, sostuvo.

Su correligionaria catamarqueña María del Valle Monllau le pidió a Boudou: “Tal vez pueda ayudarnos proveyendo los nombres a los que usted quiso beneficiar” en la causa que investiga la justicia por presuntas irregularidades en la quiebra de la empresa.

Mientras, la mendocina Laura Montero sostuvo que “desde el radicalismo, no queremos que este Congreso sea una gran pileta de decantación donde se depositan las cosas indeseables, para tratar de limpiarlas”.

El socialista de FAP Rubén Gustiniani preguntó: “¿Cuál es el sentido del apuro que muestra el oficialismo? La sociedad tiene la percepción de que hay mucho se está ocultando y eso no le hace bien a la credibilidad de los dirigentes”.

Jaime Linares, también del FAP de Buenos Aires, manifestó que “este proyecto esconde y trata de sacar del debate público las sospechas que hay sobre Ciccone y quiénes son sus dueños”.

En defensa del vicepresidente, el presidente del bloque oficialista, Miguel Pichetto, elogió a Boudou por “el temple que tuvo por estar poniendo la cara durante toda la sesión”.

El oficialista jujeño Walter Barrionuevo opinó que “el ataque” que recibió Boudou por su participación en el caso Ciccone se debe a que “no se le perdona” haber sido “mentor intelectual y ejecutor material de la recuperación del sistema previsional argentino”.

“El diario Clarín lo ha elegido desde un primer momento como blanco de sus ataques; creo que es porque en algún momento tomó la decisión de estar cerca de los intereses populares y afectar los grandes intereses económicos de la República Argentina”, dijo.

El kirchnerista neuquino Marcelo Fuentes afirmó que las críticas de la oposición le confirmaba que se montó desde hace unos meses “una grave maniobra mediática” a cargo de (el CEO de Clarín, Héctor) Magnetto y pidió a los opositores que “por dignidad” se independicen de ese operativo.

En ese marco, el justicialista salteño Juan Carlos Romero, que apoyó la iniciativa oficial, afirmó que esperaba que su apoyo no tenga “intenciones de exculpar a nadie y confiamos en que sea verdad las expresiones del fiscal que dijo que va a investigar a fondo las causas judiciales y reclamó que haga pronto”.

En tanto su compañera de bloque, Sonia Escudero sostuvo que “la expropiación no puede interferir en la investigación judicial, debería facilitarla”.

DyN


Comentarios


Boudou, un protagonista mudo