Buenas capturas de langostinos en San Antonio encienden la temporada

Un cardumen temprano e inusualmente rendidor movilizó la actividad económica en el golfo San Matías y los pescadores se esperanzaron con que la zafra del crustáceo se anticipe.





La semana pasada, un gran cardumen de langostinos sorprendió a pescadores del golfo San Matías.

La semana pasada, un gran cardumen de langostinos sorprendió a pescadores del golfo San Matías.

En menos de dos días y con cuatro salidas de pesca, dos barcos de la flota del golfo San Matías pudieron obtener $4.000.000, que es el equivalente a 16 toneladas de langostino, una especie que posee un alto valor comercial. La buena racha duró poco porque aunque se pensaba que el crustáceo había adelantado su ingreso -en general se lo encuentra a partir de diciembre o enero- en realidad los pescadores solo dieron con un importante cardumen.

Sin embargo, el hallazgo provocó que comenzaran a movilizarse con fuerza los engranajes de una actividad que, como ocurre con la mayoría de los rubros en lo que va de la pandemia, estaba viendo diezmados sus ingresos.

De hecho, el ingreso inesperado de langostinos a las plantas pesqueras provocó que mucho personal fuera contratado para reforzar el procesamiento de las capturas, que el año pasado deparó un total de 938 toneladas. Y generó la movilización de numerosas embarcaciones que decidieron aprovisionarse de combustible y navegar el golfo para tratar de hallar otro cardumen de la especie.

“Todavía no pierdo la esperanza de que se haya adelantado la temporada. De hecho, tenemos decidido volver a navegar para ver si con la ecosonda del barco damos con otro banco. Las concentraciones de estos ‘bichos’ sólo se detectan cuando les pasás por encima, porque el radar lo capta así. Así que vamos a dibujar un ‘cuadrante’ de navegación y haremos un rastrillaje, porque seguro tendremos suerte” manifestó Gustavo Namuz, el dueño de dos embarcaciones.

“Hay dos especies jorobadas: el hombre y el langostino” sentenció el pescador, risueño. “Con estos crustáceos nunca se sabe, hemos tenido, desde que hizo su llegada al golfo, porque antes no se lo encontraba, (Ver recuadro) temporadas muy buenas, como las del 2016 y 2017. Y también muy flojas, como las que nos tocaron durante estos dos últimos años. De hecho, en enero, ingresó muy tarde y hubo poquito para pescar. Por eso ahora esperamos que sea diferente” se esperanzó el hombre.

Namuz y sus hermanos, que también se dedican a la pesca, estuvieron entre los primeros que el fin de semana pasado dieron con langostinos mientras navegaban con sus dos embarcaciones, el “Amadeo” y el “Diego Facundo”.

La ecosonda de esos barcos detectó lo que pescadores llaman una “mancha” o “chofa” de la especie, entre la zona de caleta de Los Loros (ubicada cerca de la ruta provincial 1) y el Puerto San Antonio Este. “En realidad sería un cardumen o banco, pero nosotros popularmente le decimos así, en la jerga de la navegación” contó Gustavo.

El dato

16 toneladas
de langostino fueron el producto de solo cuatro salidas de dos embarcaciones. Con ecosonda buscarán más.

Tan grande era el cardumen detectado que, en realidad, parecía que se había adelantado el ingreso de la especie. Y luego de que los Namuz regresaran a puerto con los barcos llenos de la fresca mercancía se corrió la voz y otras embarcaciones de la flota local salieron a pescar en la zona. Y también volvieron rebosantes de langostinos.

“Lo único malo es que aunque tiene un alto valor comercial, este año la especie se está cotizando menos que el año pasado, por caso. Y además tenemos muchos gastos que cubrir, por lo cual la ganancia se verá reducida. Sólo en combustible, con lo que subió, tenemos mucho dinero que afrontar” detalló el dueño del “Amadeo”.

Pese a esas particularidades, las buenas jornadas de pesca sirvieron para estimular el entusiasmo y generar buenos ingresos.

Una especie muy valorada


Debido a su alto valor comercial, el langostino es la captura ‘estrella’ del golfo San Matías, que comenzó a contar con la especie a partir de 2015, pues antes estos crustáceos no se veían. Se presenta de manera estacional y sus zafras, si cosechan buenas capturas, generan altos dividendos.

Generalmente el ingreso de la especie se da entre diciembre y enero, y las capturas se extienden hasta abril. Si la temporada es buena, puede adelantarse el ingreso, y retrasarse hasta mayo la finalización.

La contracara de su relevancia económica es el manejo de los residuos de su producción. En 2017 se formaron basureros clandestinos y los vecinos de Las Grutas acudieron a la Justicia, pidiendo que sanearan los lugares y establecieran pautas para el manejo del descarte. Ese año, la comunidad grutense presentó un recurso de amparo ambiental, que se tramitó en el Juzgado Civil, Comercial, de Minería, Sucesiones y Familia N° 9 de San Antonio Oeste, a cargo de la jueza Vanessa Kozaczuk.


Comentarios


Buenas capturas de langostinos en San Antonio encienden la temporada