Bush defendió la invasión “noble, justa y necesaria”

Admitió que hay un debate nacional sobre el tema, pero descartó cualquier retirada. Para el gobierno, Irak significa un éxito contra el terror. Para Obama, EE. UU. es menos seguro.



#

Bush defendió su estrategia en un acto realizado en el Pentágono.

WASHINGTON (DPA/AFP) – En medio de un creciente pesimismo y críticas de sus compatriotas, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, justificó de nuevo la guerra en Irak, a la que calificó de “noble, justa y necesaria”, al cumplirse cinco años de su comienzo. Mientras tanto, en varias ciudades del país tenían lugar marchas reclamando el retiro de tropas de ese país del golfo Pérsico.

“Cinco años después del comienzo de esta batalla, hay un debate comprensible sobre si mereció la pena luchar esta guerra, si merece la pena ganar la lucha, y si podemos ganarla”, se preguntó. El mandatario remarcó que la guerra en Irak “es noble, necesaria y justa” y debe terminar en una “victoria”, pero advirtió que los avances logrados por las tropas norteamericanas en el país ocupado son “frágiles” y “reversibles”. ” Sacar a Saddam Hussein del poder fue la decisión correcta, y ésta es una lucha que Estados Unidos puede y debe ganar”, aseguró el presidente.

Mientras Bush hablaba en el Pentágono, en numerosos puntos del país, y especialmente en Washington, manifestantes protestaban contra la guerra y cortaban calles. De hecho, la policía tuvo que utilizar carriles especiales para hacer llegar a tiempo a la comitiva presidencial ante el caos de tráfico . (ver aparte)

Simultáneamente, el vicepresidente Dick Cheney, que se encuentra de gira por Cercano Oriente se mostró displicente sobre la oposición mayoritaria a la guerra en Irak según las encuestas. “Dos tercios de los estadounidenses dicen que no merece la pena luchar (en Irak)…”, preguntó la entrevistadora. “¿Y?…”, fue la respuesta del vicepresidente.

En su discurso, Bush no mencionó las armas de destrucción masiva, un argumento largamente desaparecido de la dialéctica de la administración que sí estuvo el 19 de marzo de 2003, cuando anunció al país el comienzo de la invasión. Por el contrario, sí insistió en que gracias a la intervención liderada por Estados Unidos, Hussein ya no está “invadiendo a sus vecinos” ni atacándolos con “armas químicas y misiles balísticos”.

Bush volvió a insistir en que la guerra en Irak forma parte de la estrategia global contra el terrorismo emprendida en su mandato, que según él, hizo más seguro el mundo y en particular Estados Unidos. “El fracaso en Irak incrementaría la probabilidad de otro ataque en Estados Unidos”, afirmó el mandatario, que recordó expresamente los atentados del 11 de septiembre de 2001. “Gracias a que actuamos, el mundo está mejor y los Estados Unidos de América están más seguros”. Bush reconoció que la guerra “fue más larga y dura y más costosa de lo que anticipamos”, aseguró.

La guerra de Irak dejó paso a la economía como el principal asunto de la campaña para suceder a Bush, pero en una fecha tan señalada volvió al primer plano. Barack Obama, que se opuso a la guerra en su inicio cuando aún no estaba en la política nacional, dio todo un discurso sobre Irak criticando fuertemente a Bush, pero también a su rival por la nominación demócrata, Hillary Clinton, y al candidato republicano, John McCain, de los que critica su apoyo inicial a la invasión. Para el senador por Illinois, Estados Unidos “es menos seguro, está dividido y tiene menos aliados” como consecuencia de la guerra en Irak. Obama insistió en su intención de retirar las tropas en 16 meses si es presidente.

McCain, aseguró que Estados Unidos y sus aliados están “al borde de lograr un gran triunfo contra el extremismo radical islamista”.

Clinton, de campaña en Michigan, no habló de la guerra.


Comentarios


Bush defendió la invasión "noble, justa y necesaria"