Cambios de gobierno con números en rojo

El traspaso de mando en algunos municipios incluye una pesada deuda. Entre los más comprometidos están Plottier, Picún Leufú, Zapala, Chos Malal e incluso la capital neuquina.



#

Sergio Gallia dejará una planta de personal de 2.000 personas y una deuda de 40 millones de pesos.

Archivo

NEUQUÉN (AN).- En sólo dos semanas asumirán las autoridades electas en los últimos comicios, y en el caso de los municipios que por la decisión de los electores cambiarán de signo político, las preocupaciones de los intendentes electos giran principalmente en torno a dos grandes problemáticas: la herencia de pesadas deudas, muchas provenientes de juicios, y el exceso de personal que pone en jaque la prestación de los servicios básicos. Desde Plottier, pasando por Picún Leufú, Zapala, Chos Malal y hasta Neuquén los nuevos equipos de trabajo que se preparan para asumir no eluden la preocupación que ambos puntos generan y a los que se suman en varios casos la inexistencia de información oficial. Esta falta de información, a pesar de haber sido solicitada, se plasma en las comunas de Plottier y Picún Leufú, dos municipios en los que los intendentes electos Andrés Peressini (UCR- FpV) y Clemente Casamajou (Frente Unidos por Picún), respectivamente, han advertido que la actual masa salarial supera a los recursos de la comuna. El caso de Plottier, actualmente en manos de Sergio Gallia (Nuevo Neuquén) la situación llevó durante los últimos dos meses a cientos de empleados municipales a las calles dado que en ambas oportunidades el pago de los salarios no alcanzó a la totalidad del personal de planta. Es que según Peressini “no descartamos que la planta permanente llegue a los 2.000 empleados porque sólo en los últimos tres meses hubo casi 300 pases”. La situación en la vecina localidad es más que compleja si a ese déficit se suman las deudas estimadas por Peressini en aproximadamente 40.000.000 de pesos, en su mayoría producto de juicios iniciados por exproveedores de la comuna. Casamajou también reflejó que recibirá una comuna complicada de manos de Carlos Casteblanco (MPN) dado que aseguró que “por mes la comuna se endeuda en 160.000 pesos para pagar los salarios lo cual representa al año casi dos millones de pesos a los que se suman los cerca de seis millones que calculamos que hay de deudas a pagar”. En Chos Malal, Rolando Figueroa (MPN) se encuentra ante un dilema similar dado que advirtió que “vamos a tener que usar el ingenio para crear nuevas fuentes laborales porque actualmente el 100% de los recursos del municipio son absorbidos por la masa salarial”. El por ahora diputado provincial advirtió que mantiene un buen diálogo con su antecesor, Carlos Lator (PJ) ya que indicó que “no es un problema de gestión sino de falta de recursos”. En Zapala, Soledad Martínez (Frente Grande) se enfrenta a una difícil gestión dado que advirtió que el saliente intendente Edgardo Sapag (MPN) dejará una masa salarial que “insume el 83% de los recursos que ingresan a las arcas comunales”. Para el futuro secretario de Gabinete de la gestión de Horacio Quiroga, Marcelo Bermúdez, la capital provincial enfrenta una situación un poco más holgada, pero no tan diferente. “Tenemos nuestras dudas con respecto a la conformación del pasivo que se nos ha informado”, detalló y agregó que “también vamos a seguir de cerca el actual concurso para el pase a planta de 281 personas”. Y advirtió que “hoy se está consumiendo toda la recaudación de tasas, las coparticipaciones de impuestos y parte de las regalías en pagar sueldos y los gastos mínimos, quedando muy pocos recursos para hacer obras públicas”.


Comentarios


Cambios de gobierno con números en rojo