Cancio pegó un paseo veloz





Festejó en Huincul. También ganaron Pranzoni, Campos y Della Valentina.

PLAZA HUINCUL (Enviado especial) – Después de cumplir un trabajo impecable, el local Alejandro Cancio se dio el gusto de festejar ante su público. Fue en la quinta edición del Rally de Plaza Huincul, que se disputó ayer por caminos aledaños a esta localidad neuquina y contó con una respuesta impresionante de aficionados.

Cancio impuso un ritmo demoledor de movida, lo que le quedarse quedarse no solo con el triunfo en la clasificación, sino también en el Grupo N-3.

En las otras divisiones la lucha fue intensa, lo que le dio brillo a la tercera fecha del certamen regional de rally. Y el cuadro de ganadores se completó con el cincosaltense Rudy Della Valentina, en la A-7; el reaparecido neuquino Sergio Pranzoni, en la A-6, y el siempre vigente allense Bruno Campos, en la A-1.

Fue contundente el trabajo de Cancio. Su triunfo resultó impecable. En el primer especial los demolió a sus rivales, de todas las divisiones. Y de ahí en adelante comenzó a marcar diferencias, que le permitieron quedarse con una celebrada victoria. Seguro que la conquista servirá como incentivo para el joven piloto, quien este fin de semana afrontará el tercer capítulo del Argentino de rally, en Mina Clavero.

Cancio no tuvo contras en el Grupo N-3, ya que sacó una diferencia impresionante en el primer especial. Y de sus dos rivales, uno -el cutralquense Jorge Angeloni- abandonó en el segundo tramo, y el restante -el intendente Alberto «Tucho» Pérez- se dio vuelta en el cuarto, perdiendo muchísimo tiempo.

Mientras, en la general Cancio siempre tuvo controlados a sus rivales y nunca vio peligrar su triunfo, por lo que hasta tuvo tiempo para tratar de no castigar más de la cuenta su auto.

Otro que tuvo desquite fue Della Valentina, quien el pasado sábado había «tumbado» cuando estaba realizando el último relevamiento de los caminos. Ganó en la A-7, pero sufrió hasta el último especial el acecho del cipoleño Carlos Valls.

Armaron una carrera bárbara, muy entretenida. Y eso que algunos protagonistas se quedaron rápido, como Hugo Douglas, Roberto Milohanich y Marcos Rodríguez, quienes abandonaron en el primer tramo de la prueba, mientras que otros dos como Alejandro Saliva -había arrancado con un ritmo demoledor, pero su auto no aguantó- y Marcelo Zó-ttele tuvieron demasiados problemas.

Al final, prevaleció Della Valentina y se prendió en la lucha por el título, lo mismo que Valls. En tanto, resultó muy auspicioso el debut del catrielense Miguel Debasa -hijo del otrora gran piloto Miguel, quien supo ganar varios títulos regionales-, de impecable desempeño.

En la A-6 el reaparecido Pranzoni fue inalcanzable. Llevó su Palio de manera notable y poco pudieron hacer el roquense Angel «Martillo» Fernández y el reginense Raúl Martínez para complicarle su triunfo.

Y hubo otros potenciales animadores que padecieron problemas y quedaron relegados, tal los casos del cipoleño Jorge Grassano y el neuquino Dante Berbel.

Otro que anduvo muy fuerte fue el allense Bruno Campos. Cumplió con su objetivo de lograr la victoria y dejó en claro que es uno de los más firmes aspirantes al título. Atrás dejó al reaparecido Javier Altamiranda y al cincosaltense Julio Adaro, mientras que el líder del certamen, el cipoleño Juan J. Blanco, penó con la pinchadura de tres neumáticos, pudo terminar, pero no sumó puntos.

Pasó la tercera del rally regional, que aprobó un nuevo examen y con creces. Más allá de la diferencia que marcó Cancio en la general, el espectáculo fue muy atractivo y tuvo para todos los gustos, con una notable respuesta de aficionados, que sirvió para ratificar el tremendo poder de convocatoria que esta especialidad tiene en la zona de Plaza Huincul y Cutral Co, como para pensar en encarar un desafío mayor.

«La gente se merecía esto»

PLAZA HUINCUL (Enviado especial) – Las muestras de afecto de los aficionados obligaron al local Alejandro Cancio a no levantar nunca el pie del acelerador, a pesar de tener controlada desde el principio el Rally de Plaza Huincul. Al final de la prueba, comentó que «estoy muy feliz, tanto por el triunfo como por la entrega de la gente. Cuando pasaba, se llevaban hasta una mano al corazón. Fue algo emocionante».

El huinculino destacó que «entregué todo por el espectáculo, porque la gente se merecía esto. También me pone contento que todo lo organizativo funcionó a la perfección».

Apuntó que «este triunfo llegó en un momento justo, un gran mérito lo tiene el equipo. Armó un auto bárbaro. Y ahora no tienen descanso, porque hay que repasar todo para viajar a Mina Clavero, queremos pelear bien arriba en la prueba por el Argentino».

Si bien está acostumbrado a ganar, siempre son buenos los éxitos. Y más cuando se estuvo a punto de no participar, por culpa de un vuelco cuando realizaba la hoja de ruta. Eso le pasó al cincosaltense Rudy Della Valentina, quien comentó que «no estábamos al ciento por ciento en lo físico con mi navegante (por Mario De Elías), pero asumimos el desafío y cumplimos. Necesitábamos un triunfo. Creo que hicimos una carrera entretenida, porque Carlos (por Valls) nunca me dio respiro».

Otro de los que estaba felices y derramó más de una lágrima fue el reaparecido Sergio Pranzoni. Señaló, mientras esperaba para subir a la rampa a festejar, que «no sentí el parate tan prolongado. Entré rápido en ritmo y mucho tuvo que ver mi navegante (por Horacio Roa), me serenó una barbaridad. Aparte, el auto funcionó de una manera increíble, por eso pude ganar».

Por su parte, Bruno Campos tenía sus motivos para estar emocionado. Primero le dedicó el triunfo a un familiar recientemente desaparecido y después a los que le dan una mano. «Es para todos los que confían en mi, también para Daniel (por Moro, su navegante en esta prueba), quien me llevó muy rápido. Ojalá aparezca algo de apoyo para armar mejor el auto y también que vuelva el campeón Juan Manuel Gómez, porque sería muy bueno para la categoría».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cancio pegó un paseo veloz