Casi un conflicto social por día en Bolivia

Las demandas se trasladaron ayer de las regiones al Congreso y a la Constituyente

LA PAZ (DPA/AFP) - El gobierno del presidente boliviano Evo Morales soportó, de enero a junio de 2007, un promedio de 26 conflictos sociales por mes, según un reporte difundido ayer por una organización no gubernamental independiente.

En total se registraron en esos meses 156 conflictos "breves, cortos, prolongados y otros de mucha intensidad", afirmó la Fundación Unir, que dejaron un saldo de tres muertos y 250 heridos.

Unir, dirigida por la ex defensora del Pueblo y periodista Ana María Romero, indicó, sin embargo, que no está en riesgo la estabilidad en el ejercicio del poder del mandatario indígena. El 84% de los conflictos sociales, como huelgas, paros y marchas, tuvieron una duración igual o menor a tres días, la mayor parte debido a demandas sectoriales y regionales.

La crisis política boliviana se trasladó ayer al Congreso, donde el oficialismo y la oposición debatirán una elección de magistrados que ya en días pasados motivó fuertes peleas entre ellos, mientras las regiones se abrían al diálogo en el conflicto por la capital de Bolivia.

El presidente del Congreso y vicepresidente boliviano, Alvaro García, realizó reuniones durante toda la jornada con jefes de bancadas de la oposición para pactar consensos y evitar nuevos conflictos. El Congreso tiene previsto elegir estos días "los miembros del Tribunal Constitucional que renunciaron el año pasado, entre suplentes y titulares. Tenemos que llenar esos cargos, que son cinco en total", explicó García a la prensa. "Los cargos actuales de los tribunos que han sido suspendidos (en una escabrosa sesión la semana pa

sada) no se tocan, se deja pendiente hasta que el Senado resuelva la situación legal de esas personas", aclaró. La cámara de Diputados aprobó el miércoles 22, en ausencia de la oposición, la apertura de un juicio por prevaricación a cuatro miembros del Tribunal Constitucional, en un recinto fuera del Congreso a causa de una batalla campal a golpes de puño y patadas entre oficialistas y opositores. La elección prevista en el Congreso coincide con un llamado del poder Judicial a un paro de 48 horas a partir de hoy en protesta por el juicio de responsabilidades a los cuatro magistrados .

En este marco de conflictos, la Asamblea Constituyente de Bolivia sigue sin reiniciar sus actividades y la presidenta de ese órgano, Silvia Lazarte, admitió que no hay fecha para que los 254 asambleístas vuelvan a sesionar en Sucre, 714 kilómetros al suroeste de La Paz.

"Hoy no pudo reunirse ni la directiva de la Asamblea Constituyente por falta de quórum, sólo asistieron cuatro personas", dijo Lazarte desde Sucre a la red radial Erbol.

Explicó que el reglamento de debates de la Asamblea Constituyente establece que la convocatoria a sesiones se debe realizar con 24 horas de anticipación.


Comentarios


Casi un conflicto social por día en Bolivia