Cazó cinco pumas que hacían estragos en su campo

Fue cerca de Jacobacci. Tres felinos escaparon.





INGENIERO JACOBACCI (AJ).- Un campesino de esta ciudad logró cazar cinco pumas en una noche, luego de comprobar que le habían matado más de 50 ovejas de su majada.

El hecho inédito e histórico, ocurrió el pasado sábado 15 en la estancia «Los Sauces», propiedad de Oscar Díaz, ubicada en el paraje Cerro Bandera distante a unos 40 kilómetros al oeste de esta ciudad.

Desde hacía varios días el productor había advertido la presencia de los felinos en las cercanías del casco de la estancia. A las pisadas que los felinos dejaran en un suelo mojado por las lluvias que se registraron durante las últimas semanas, se le sumaban algunos lanares muertos.

La situación puso en estado de alerta al productor, quien decidió ir en busca de lo que presumía sería uno o a lo sumo dos pumas.

El pasado sábado 15 después de cenar, salió a recorrer el campo junto a su mujer, Mabel García, a bordo de su camioneta.

En la caja de la pick up iban varios peones. Grande fue la sorpresa cuando a escasos metros del casco de la estancia se encontró con ocho ejemplares de pumas que intentaban acercarse a una punta de ovejas que había en un potrero.

«Unos días antes, el puestero me comunicó que había encontrado varios corderos y ovejas muertas y muchas pisadas de pumas en cercanías a la casa. Por eso salimos a dar una vuelta a ver si veíamos alguno. Pensábamos que podían ser uno o dos, pero ni nos imaginábamos que nos encontraríamos con ocho pumas juntos», sostuvo Díaz.

El productor es un experimentado cazador que durante mucho tiempo estuvo ligado al comercio de las liebres y en forma frecuente sale a cazar zorros par evitar que hagan daños en la majada.

Dijo que el primer puma que mató fue divisado a escasos 400 metros de la casa y los otros en cercanías de una bardas de piedras. «Primero matamos un cachorro. Después la hembra y el macho y otros dos cachorros y otro se escapó herido. El más grande mide 2,10 metros de largo. Te impresiona verlo, aun muerto».

La presencia de pumas en campos de la zona de Jacobacci comenzó a darse luego de que los incendios forestales afectaran a la zona cordillerana. Los campesinos que han lograr cazar algún ejemplar afirman que su accionar en las majadas es devastador. Más aún cuando se trata de una hembra con cachorros ya que en su afán de enseñarles a cazar no sólo mata para alimentarse, sino también para demostrarle a sus crías cómo se caza.

En un potrero cercano al casco de la estancia, Díaz había encerrado 1.500 borregos y en una noche los pumas le mataron 50.

Desde que logró cazar los cinco pumas, el cazador realiza guardias nocturnas en su campo para tratar de dar muerte al resto de los pumas que escaparon.

Si bien la cacerías de cinco pumas en una sola noche no registraba antecedentes, en los últimos años, los campesinos de la zona han cazado varios ejemplares de dimensiones considerables.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cazó cinco pumas que hacían estragos en su campo