Tres razones por las cuales hoy no está bien una tortuga en el hogar

Es una de las especies silvestres más traficadas en la Argentina. Una campaña advierte para no ser cómplice.

En algunos hogares, aún se adquieren tortugas y se las alimenta con lechuga. Sin embargo, las tortugas terrestres no son mascotas, según advierte una campaña de concientización sobre el comercio ilegal de fauna silvestre que lleva adelante la organización WCS Argentina.

La tortuga terrestre argentina (Chelonoidis chilensis) es una tortuga endémica de los arbustales y bosques en las regiones áridas y semiáridas del centro-sur y sur de América del Sur.

Hay 3 razones por las cuales no está bien tener tortugas en las viviendas o en los departamentos. Una de ellas es que las viviendas de los seres humanos no son el hábitat natural de las tortugas.

La segunda razón es que su comercialización y tenencia están prohibidas por ley. Se la protege porque esa especie de reptil ha sido codiciada por su gran tamaño y belleza, y las capturas y el comercio llevaron a que hoy se encuentre en la categoría de “amenazada” en la Argentina .

La tercera razón por la cual no hay que tener una tortuga en la casa es que no se la debe alimentar con lechuga. Sin su propia alimentación, el animal puede desarrollar trastornos de salud.

Salud animal. La lechuga no es el alimento natural de la tortuga. El comercio y la tenencia en el hogar es ilegal.

Además, las tortugas enfrentan malas condiciones por los métodos de captura y tránsito, como el hacinamiento, y en los hogares pueden sufrir heridas por ataques de perros y gatos domésticos.

A su vez, para los seres humanos, existe el riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas, por el salto de patógenos de una especie silvestre a personas o huéspedes intermedios.

Desde la organización WCS Argentina, se considera que la lucha contra el comercio de animales silvestres debe abordarse en toda la cadena, incluyendo su captura, traslado, venta, consumo y tenencia. La campaña apunta a que las personas no sean cómplices del tráfico ilegal y no compren tortugas u otros animales de la fauna silvestre.

Según la Dirección Nacional de Biodiversidad perteneciente a la Secretaría de Política Ambiental en Recursos Naturales, el ranking de las especies más traficadas está integrado por la tortuga terrestre, el loro hablador, el tucán, el flamenco y las aves pequeñas. Este último grupo abarca el mayor porcentaje de los procedimientos realizados por la Brigada de Control

Ambiental. El tráfico de fauna causa pérdida de biodiversidad. A nivel mundial, la WCS propone “prohibir los mercados que comercializan animales silvestres y detener la caza ilegal y el tráfico de fauna silvestre, no sólo para prevenir la diseminación de enfermedades zoonóticas, sino también para enfrentar una de las principales causas de la extinción de especies”.

«En Argentina, los animales son vendidos como mascotas de lujo o para integrar colecciones al exterior. Para no colaborar con la práctica delictiva, es necesario no consumir especies, ni productos de vida silvestre sin estar debidamente informados acerca de su origen y la legalidad de su venta”, señaló Carina Righi, coordinadora de Lucha contra el Tráfico de Vida Silvestre de WCS Argentina.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios