Cipolletti: lo condenaron pero quedó libre

Recibió tres años de prisión pero ya estuvo preso 11 meses





CIPOLLETTI (AC).- El joven Pedro Hernández, que protagonizó la balacera en los tribunales, recibió tres años de prisión efectiva en una condena unificada pero no irá a la cárcel porque estuvo casi un año preso durante la instrucción. En la sentencia, el tribunal criticó a la fiscalía y a la querella y consideró que el imputado, desde que salió en libertad, no hace más que “trabajar, estudiar y cuidar a su hermano de 11 años”. “Tan alejados de la realidad se encuentran (se refiere al fiscal y a la querella) que ni siquiera observan que fueron tres hechos en la vida de un joven, un joven que proviene de una familia de hampones, un joven que hizo lo que siempre vio hacer en su casa, es decir, arreglar los problemas a los tiros. Estuvo preso 11 meses y 16 días, obtuvo la libertad, recibió tres condenas en suspenso y nunca volvió a delinquir que es lo que realmente importa al fin resocializador. Hernández salió de prisión y comenzó sus estudios con más fuerza que antes, es realmente encomiable esta actitud”, escribió en la sentencia el camarista César Gutiérrez Elcarás, que preside el tribunal de la Cámara Segunda. Pedro Hernández fue condenado a dos años y seis meses de prisión en suspenso por la balacera en los tribunales. En 2011, también recibió una condena de dos años en suspenso por disparar tiros contra la casa de un familiar que se dedica a la compraventa de autos. Y en febrero del 2012, la Cámara Segunda le impuso otros dos años en suspenso por un delito que el joven cometió el 21 de septiembre del 2010 cuando se festejaba el Día de la Primavera en Isla Jordán. El 27 de marzo se hizo la audiencia de unificación de penas. La querella solicitó seis años y seis meses de cárcel, el fiscal cinco y el defensor dos años y seis meses en suspenso. Finalmente la Cámara Segunda le impuso tres años de prisión efectiva pero la transformó en libertad condicional porque estuvo más de ocho meses presos durante la instrucción. Deberá cumplir durante los próximos 2 años y 14 días cuatro pautas de conducta: mantenerse en su domicilio, abstenerse del consumo de drogas, mantener el trabajo y no cometer nuevos delitos. Si las incumple se le revocará la condicionalidad de la pena. Hernández es hijo de Ruth de Montecino y tiene a sus padres y al resto de la familia presos porque están imputados en causas de narcotráfico.

Pedro Hernández, hijo de Ruth Montecino, protagonizó la balacera en los tribunales. Los jueces valoraron que ahora “trabaja y estudia”.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cipolletti: lo condenaron pero quedó libre