Clubes abiertos en Roca: una flexibilización que hizo ruido

El permiso para la actividad deportiva en la ciudad del Alto Valle generó sorpresa, incluso dentro del gobierno provincial.

Con protocolos, desde ayer se reactivaron los entrenamientos en los diferentes espacios abiertos y cerrados de los clubes roquenses. (Foto: Juan Thomes)

Con protocolos, desde ayer se reactivaron los entrenamientos en los diferentes espacios abiertos y cerrados de los clubes roquenses. (Foto: Juan Thomes)

La habilitación para el funcionamiento de los clubes deportivos de Roca generó ruido interno dentro del gobierno rionegrino. Hoy temprano se evaluó en ámbitos oficiales la posibilidad de pedirle al municipio un regreso a las restricciones rígidas dentro de ese sector, pero con el paso de las horas esa alternativa se desvanecía.

Dentro del gabinete provincial hubo quienes advirtieron que la flexibilización de medidas en Roca generaba un mensaje contradictorio hacia el resto de los municipios. Otros intendentes del propio oficialismo fueron instados a dar marcha atrás cuando buscaron ampliar permisos en sus ciudades.

La Resolución 3.777 del Ministerio de Salud establece que esta semana estará suspendida en toda Río Negro “la actividad de clubes deportivos y cualquier otra actividad deportiva de carácter grupal o que implique aglomeración de personas, tanto en espacios cerrados como al aire libre”.

Esa disposición generó malestar entre los referentes de distintas instituciones roquenses, que advirtieron incongruencias en las pautas vigentes. Una de las más notorias: se permiten las reuniones de hasta cinco personas en espacios públicos al aire libre, pero dos o cuatro personas no pueden disputar un partido de paddle o de tenis.

Sumado a ello, la Provincia dispuso que los gimnasios y estudios de disciplinas deportivas podrán funcionar hasta las 20, algo que también fue cuestionado, porque se autorizan actividades que en su mayoría se realizan en lugares cerrados y se prohíben las que se llevan a cabo al aire libre.

Las primeras quejas desde los clubes fueron dirigidas al municipio roquense, que las trasladó al gobierno provincial. Y después de varios intercambios entre las dos estructuras, el domingo se avisó a las autoridades de todas las instituciones y escuelas deportivas que desde el lunes podrían recibir a sus alumnos.

En el Ejecutivo rionegrino no todos estaban al tanto de esas comunicaciones y la novedad de las flexibilizaciones en Roca sorprendió a más de uno.

“Clubes están prohibidos expresamente. La Provincia nunca dijo lo contrario. No se autorizo ninguna excepción”, sostuvo un funcionario provincial hoy temprano, ante RÍO NEGRO.

Más tarde, cuando se ratificaron las conversaciones entre autoridades municipales y del Ministerio de Gobierno, la rigidez inicial fue desapareciendo, para dar paso a un anhelo: que el antecedente de Roca no abra en el futuro una puerta a excepciones en el resto de los municipios.

La postura dual ante las intendencias intentaba ser justificada esta tarde desde la Casa de Gobierno, en Viedma.

El argumento principal se centraba en la “sensibilidad” del escenario roquense, donde aparecieron los mayores signos de rebeldía ante las medidas sanitarias.

De hecho, anoche se registró un tenso episodio, cuando inspectores intentaron labrar un acta en un gimnasio de calle Tucumán al 1.600 y un grupo de comerciantes apareció en el lugar, armó un cordón humano e impidió que se avance con el cierre.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Clubes abiertos en Roca: una flexibilización que hizo ruido