Comer del basural: en Neuquén lo consideran un "problema histórico"

Así lo calificó el gerente de Cliba, empresa que tiene el servicio de limpieza urbana y administró el Complejo Ambiental durante 19 años. Un chico de 13 años fue atropellado al ir a buscar comida.

Un "problema histórico". Así definió el gerente de Cliba al ingreso de familias que buscan comida. (Yamil Regules).-

Un "problema histórico". Así definió el gerente de Cliba al ingreso de familias que buscan comida. (Yamil Regules).-

El miércoles pasado, en el basural de Neuquén, un adolescente de 13 años fue atropellado por el camión del que esperaba obtener comida. Estaba junto a otras personas con quienes se abalanzó para revisar los residuos que se recolectan de los supermercados y casas de comidas rápidas. Es un escenario habitual en esa zona de la meseta, tanto, que se lo considera un "problema histórico". Así definió el ingreso de terceros al complejo ambiental, Emiliano Vicente, gerente de Cliba.

La firma Cliba tuvo la concesión del Complejo Ambiental de Neuquén (CAN) durante 19 años, pero el contrato se dio por terminado el año pasado y quedó a cargo de Bassa. Actualmente, está a cargo del servicio de limpieza urbana, o sea, de los camiones que recogen la basura y la llevan al predio. Uno de esos camiones protagonizó el accidente que terminó con un adolescente con politraumatismos.

Vicente informó que los peritajes coincidieron con el relato del chofer y los medios en general. El camión ingresó marcha atrás, un grupo de gente se abalanzó y los gritos alertaron al conductor que frenara porque las ruedas pasaron por encima de las dos piernas del adolescente.

Más allá de los peritajes, el gerente ya vio escenas similares en el basural. Contó que es normal la presencia de terceros y que es "muy difícil de manejar la situación". Recordó que el complejo tiene una planta de separación de residuos que está a cargo de una cooperativa, pero la situación se da en el sector de descarga.

Vicente recordó que el predio tiene unas 30 hectáreas y está alambrado, pero quienes quieren ingresar burlan los controles de los accesos, saltando o rompiendo la malla metálica.

Además, el gerente explicó que las personas ya reconocen a los camiones y que algunos tienen "más valor para ellos". Se refería a los que llevan residuos de supermercados, porque tienen productos vencidos, y de las casas de comidas rápidas. "Es algo normal, pero no se cumple la normativa y es muy difícil manejar la situación", resaltó.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Comer del basural: en Neuquén lo consideran un «problema histórico»