Cómo fluctuó la generación eléctrica en el arranque del año

La producción de las centrales térmicas y de las fuentes renovables compensó la fuerte caída del segmento hidráulico y nuclear. En el acumulado total de enero fue la más alta en 7 años.




Durante enero volvió a aumentar el uso de combustibles con mayor huella de carbono. (Foto: gentileza)

Durante enero volvió a aumentar el uso de combustibles con mayor huella de carbono. (Foto: gentileza)

Con un buen desempeño de las fuentes renovables y un nuevo salto en la producción de las centrales térmicas, el aporte de las diversas tecnologías registró fuertes variaciones a nivel interanual. En detalle, la generación total fue de 12.897 GW/h y fue la más alta desde, al menos, 2014.

La térmica mostró durante el mes pasado un salto del 12,7% en la generación a nivel interanual, mientras que el aporte de las renovables aumentó un 50,6% en la comparación mes a mes. Si bien fueron saltos pronunciados, compensaron la caída que tuvo la generación hidráulica que fue del 29,1% y la nuclear que registró un rojo de 14,3%.

Así lo indicaron los datos oficiales de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) en su informe mensual. Además indicó que el salto entre lo generado en enero del 2020 y el 2021 fue del 3,7% y significa el tercer año consecutivo de incremento.

El rendimiento de las centrales hidroeléctricas de enero no fue una excepción y respetó una tendencia que se vio durante todo 2020 en el que solo durante un mes (julio) se logró superar lo generado en 2019. A esa caída interanual del casi 30% se sumó que en la variación acumulada del año móvil la cual cerró con otra baja del 19,3%.

En el caso de las centrales nucleares, a pesar de la caída que tuvieron durante enero, al mismo tiempo mostraron una variación positiva del 16,2% si se mira el año móvil. Vale recordar que el 2020 fue el año récord para el segmento que cerró una generación acumulada de 10.011 GW, un 26% más alta que el año anterior.

Por otra parte, la participación de cada tecnología en la cobertura de la demanda se mantuvo igual por lo que el gráfico no se modificó: en primer lugar quedó las fuentes térmicas con un 67%, le siguieron las hidroeléctricas con un 17%, muy de cerca se ubicaron las renovables con un 11% y por último la nuclear con el 5% restante.

Una generación térmica más sucia

Que el aporte de las centrales térmicas de generación eléctrica del país sea el más grande no es nada nuevo, sin embargo, tal como lo muestran los datos oficiales, cada vez es más sucia. Mientras que se reduce el consumo de gas, crece el de combustibles con mayor huella de carbono.

El mes pasado las centrales de turbo vapor (TV) registraron una caída en la generación del 20,8% a nivel interanual, pero también mostraron una variación negativa del 13,5% en el año móvil.

Algo similar sucedió con las turbinas a gas: el aporte fue un 20,3% menor en enero, comparado con el mismo mes del año pasado y la variación del año móvil fue otro rojo de 32,7%.

En contraste, la generación a través de motores diésel creció un 43,1% a nivel interanual durante enero, mientras que la variación del año móvil también fue positiva y cerró en 11,4%. Lo mismo sucedió con las de ciclos combinados que mostraron saltos del 21,7% y del 12,4% respectivamente.


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


Cómo fluctuó la generación eléctrica en el arranque del año