Cómo se vive en El Hoyo después del incendio

La necesidad más urgente es el pedido de un puente que los saque del aislamiento.



#

Fueron 5.000 hectáreas de bosques las que se perdieron por incendios intencionales.(Foto: Gentileza )

EL HOYO (AEB).- “Salvamos las casas, pero el campo se quemó entero”, es el testimonio más recurrente de unas 10 familias que viven al oeste del río Epuyén, en el paraje El Pedregoso, y que ayer reiteraron “la necesidad de un puente que nos saque del aislamiento”. Al igual que cientos de pobladores de Puerto Patriada, El Desemboque, El Pinar y Rincón Currumahuida, fueron afectados durante enero por el incendio forestal intencional que destruyó hectáreas de bosques, quemó viviendas, interrumpió el suministro eléctrico durante varios días en toda la comarca andina y obligó a cortar el tránsito sobre la Ruta nacional 40. Estos vecinos reclamaron al gobierno chubutense “algún tipo de ayuda extraordinaria para reparar los alambrados, reponer las mangueras que se quemaron y alimentar nuestras vacas, ovejas y chivos durante el próximo invierno. Somos todos pequeños crianceros y subsistimos en base a lo que produce la quinta y a la poca madera o leña que podemos sacar”. Hasta ahora, la ayuda oficial se limitó “a traernos algunos metros de manguera, bidones de agua porque todavía no podemos tomar de las vertientes del cerro Pirque -menos la del río porque está llena de carbón-, más unos 10 fardos de pasto, que voy a guardar para mayo. En 15 días mis vacas pelaron el potrero y no sé con que las voy a alimentar”, graficó Juan Sandoval. Recordó asimismo que a su vecino Segundo Cañumir “se le quemó la casa y los pocos animalitos que tenía, es el más afectado porque se quedó sin nada”. En coincidencia, la semana pasada entregaron un pedido a diputados chubutenses que recorrieron la zona, donde piden “por centésima vez” la construcción de un puente sobre el río Epuyén porque “no podemos acceder con vehículo y durante buena parte del año permanecemos aislados. Este requerimiento se ha hecho ante distintos gobiernos, aunque hasta la fecha ninguno ha dado respuesta”, valoraron en una nota. Destacan que “la situación de aislamiento y precariedad se agravó tras el incendio forestal, donde quedó al descubierto que los brigadistas, Bomberos voluntarios y otros equipos de emergencia debieron sortear el río a través de vados improvisados”. Además subrayan que “por el mismo paraje cruza la línea de media tensión que parte desde la estación transformadora El Coihue y llega hasta Cerro Radal”, y que abastece a Lago Puelo, El Hoyo y la zona sur de El Bolsón. “Dado la falta de infraestructura básica (puente, camino, defensa cortafuego), el último siniestro derivó en un corte de energía de varios días en todas las localidades de nuestra región. De contarse con una vía expedita, cabría la posibilidad de una limpieza periódica preventiva del sistema interconectado”, agregan. Al respecto, un poblador mostró los postes que se cambiaron tras el paso del fuego: “Fíjese que están clavados así nomás, sin siquiera pintura asfáltica en la base. En cualquier momento se caen y otra vez se quedan todos sin luz”. Este escenario ha motivado incluso que en los últimos años “varios de los vecinos se han decidido a emigrar, ya que no pueden conectarse con la Ruta 40 para sacar la producción de sus chacras o facilitar el ingreso de los sistemas mínimos de salud, seguridad o bomberos”.


Comentarios


Cómo se vive en El Hoyo después del incendio