Con nieve hasta octubre, Ushuaia es mucho más que esquí en invierno

Los visitantes pueden repartir la diversión entre variados deportes blancos, la navegación, el sobrevuelo o asomarse a la rica y apasionante historia fueguina.

1
#

El imponente valle de Tierra Mayor visto desde la cima del complejo de esquí Cerro Castor. (Foto: Guido Piotrkowski )

2
#

El complejo Cerro Castor tiene escuela de esquí y snowboard, jardín de nieve y guardería.(Foto: Guido Piotrkowski )

3
#

Entre lengas el recorrido en trineo por el valle de Lobos. (Foto: Guido Piotrkowski )

Por Guido Piotrkowski

guidopietro2011@gmail.com

Por su ubicación extrema, por su naturaleza indómita, por su geografía sin par, Tierra del Fuego fue obsesión y desafío para los antiguos exploradores; fue cárcel para delincuentes peligrosos y castigo para presos políticos confinados al último rincón del planeta.

Fue tierra fértil para los primeros colonizadores, evangelizadores, cronistas y científicos como el naturalista inglés Charles Darwin, quien estaba fascinado por este lado del globo.

Ushuaia, cuyo nombre en la lengua de los yámanas –los indios originarios– significa la “bahía que mira al poniente”, es la única ciudad Argentina que se encuentra al otro lado de la cordillera de los Andes, que en este rincón del mundo corre de oeste a este, antes de hundirse en el mar.

Suele decirse que esta ciudad fueguina condensa las cuatro estaciones en el mismo día; así, el sol y la lluvia, el viento y la nieve se alternan sin previo aviso. El tiempo es ecléctico, impredecible, al sur del sur. Y la nieve demoró, pero finalmente llegó hasta acá, donde tienen la temporada de esquí más larga del país, que se extiende hasta octubre.

Pero más allá del esquí o el snowboard, Ushuaia propone un abanico de opciones para todo el mundo y para todos los climas durante todo el año. Por eso ahora, durante la temporada fría, hay una decena de centros invernales en los que también se pueden hacer otras actividades en la nieve, como caminatas con raquetas y paseos en trineos tirados por perros. Mientras que los días de sol resultan ideales para combinarlos con navegaciones por el canal de Beagle o sobrevolar en helicóptero

Pero si el clima es adverso, no hay de qué preocuparse, porque en esta pequeña franja urbana que creció entre el canal de Beagle y la cordillera de los Andes, hay varios museos para visitar. Pasen y vean.

El Cerro Castor

Música en vivo, degustación de chocolate caliente, y un recorrido por la historia del deporte invernal, coronados con la tradicional bajada de antorchas en la que más de sesenta instructores se lanzaron cerro abajo dibujando zig zags en la nieve, dieron por iniciada oficialmente la temporada de esquí 2016 en el centro de esquí mas austral de mundo.

Ubicado a 25 kilómetros de la ciudad, Castor tiene su base a 195 metros sobre el nivel del mar y su cima, con preciosa vista del valle de Tierra Mayor, se eleva a 1.057 metros. El cerro del fin del mundo tiene 33 pistas, 12 medios de elevación, un snowpark, un área para principiantes y varios fuera de pista para los más experimentados e intrépidos. Además, como todos los cerros, tiene su escuela de esquí y snowboard para adultos y niños, y también jardín de nieve y guardería.

Entre las novedades de esta temporada se destaca la apertura de una pista de patinaje sobre hielo natural, la única en todos los centros de esquí del país. También se habilitó una nueva pista: Chimango, con 1.050 metros de largo y un desnivel de 300 metros, que baja desde la pista Águila Mora hasta la Senda Guanaco. Además, se construyó un nuevo circuito, el Castor Cross, de 950 metros de longitud, y un desnivel de 150 metros.

Y para mayor comodidad a la hora de adquirir los pases, estrenan un sistema on line, que permite agilizar el trámite, no hacer la fila y comprarlo desde casa con tarjeta de crédito.

Para los peatones o no esquiadores, además de la pista de patinaje, hay un complejo de cabañas para hospedaje, bares y restaurantes, entre los que se encuentra Morada del Águila, donde se puede probar el mejor cordero fueguino de la ciudad, que el maestro parrillero cocina a fuego lento desde la 4 de la mañana.

Trineos y raquetas

Sobre la ruta nacional 3, que es la única vía de comunicación de Ushuaia con el resto del mundo y llega hasta la ciudad más poblada, Río Grande, se suceden una decena de centros invernales en los que se puede optar por patinaje sobre hielo, motos de nieve, caminatas con raquetas, paseos en trineos tirados por perros, y hasta excursiones nocturnas

En valle de Lobos, ubicado sobre el kilómetro 3037, a 18 del centro de Ushuaia, crían perros de las razas Siberian y Laskan Huskies, especialmente para los paseos en trineo en medio de un precioso bosque de lengas. También se pueden hacer caminatas con raquetas, y almorzar, como no, un buen cordero al asador. (Actividades con almuerzo de cordero fueguino incluido $1600. Menores 11 años 50% de descuento)

Un poco más adelante, a la altura del kilómetro 21, y al pie del cerro Alvear se encuentra el refugio del complejo Tierra Mayor, enclavado en el valle del mismo nombre. Acá se puede practicar esquí de fondo, caminar con raquetas, y pasear en trineos o motos de nieve. Por las noches, organizan una salida nocturna muy especial, la excursión nocturna “Nieve y Fuego”, una cena dentro de un refugio en medio del bosque.

El trayecto al refugio es una aventura en si mismo, andando en raquetas, en trineo o motos de nieve bajo la luz de la luna o el fulgor de las estrellas (1.800 pesos por persona, 40% descuento menores de 11 años)

Como en los viejos tiempos, Ushuaia es hoy el anhelo de viajeros del mundo entero que llegan atraídos por la naturaleza, las leyendas, y el encanto de conocer, literalmente, al fin del mundo, un sitio con mucha mística.

Excursiones

terrestres y marítimas

El complejo Cerro Castor, a unos 25 kilómetros de Ushuaia, cuenta con 33 pistas, 12 medios de elevación, un snowpark y varios “fuera de pista”.

La cárcel y sus

famosos personajes

El museo que guarda

la historia fueguina

Hotelería tradicional

Volar y navegar por el canal de Beagle

Guido Piotrkowski

Datos

Valle de Lobos: www.valledelobos.com
Cerro Castor: www.cerrocastor.com Tarifas: Castor Mayor: de 12 a 69 años inclusive. Por día $ 830 Castor Menor: de 5 a 11 años inclusive $540 Por 7 días: Castor Mayor: $4.320. Menor: $ 3015. Del 24 de septiembre al 2 de octubre hay tarifas promocionales: 7x5 entrando del 24/09 al 26/09 inclusive; 4x3: entrando del 24/09 al 29/09 inclusive
Nunatak: excursiones 4 x 4 y nocturna. www.nunatakadventure.com. 4x4: $2000 (40% desc menores de 11 años).
Heliushuaia: www.heliushuaia.com.ar
Navegación por el Canal de Beagle: Rumbos Sur: www.rumbosur.com.ar
Más información sobre servicios turísticos: www.tierradelfuego.org.ar
El complejo Cerro Castor, a unos 25 kilómetros de Ushuaia, cuenta con 33 pistas, 12 medios de elevación, un snowpark y varios “fuera de pista”.
El Museo del Presidio o “cárcel del fin del mundo” fue la piedra fundamental para poblar Ushuaia. Famosa por albergar presos “ilustres” como el anarquista ruso Simón Radowinsky o el Petiso Orejudo.
Precio para residentes argentinos y del Mercosur: 200 pesos.
En el Museo del Fin del Mundo está la historia fueguina resumida en una sala. Hay vitrinas dedicadas a los nativos, los exploradores, testimonios de naufragios y una colección de aves embalsamadas. El edificio es emblemático y fue la sucursal del Banco Nación. Entrada general para argentinos: $ 80. Estudiantes, docentes y jubilados: $ 30. Menores de 14 años sin cargo.
USD 200
es lo que cuesta la habitación doble superior en temporada alta en el histórico hotel Albatros frente al Beagle.
El faro Les Eclairs es la postal del fin del mundo. Se puede conocer en las excursiones embarcadas por el canal de Beagle, en las que se avistan islotes con colonias de lobos marinos y aves como el cormorán imperial. Por otra parte los vuelos en helicóptero regalan al pasajero panorámicas inolvidables. El viaje más corto sobrevuela el canal de Beagle con vistas de la ciudad, el glaciar Martial y el monte Olivia. La más extensa entra en el valle Carbajal para ver las turbas, la laguna Esmeralda y aterriza en el cerro Le’Cloche, para un brindis con champagne e instantánea de la mejor panorámica del fin del mundo.
Navegación por el canal de Beagle-Rumbos Sur: $700
Sobrevuelo de la ciudad: 99 dólares. Con aterrizaje en cerro Le Cloche (media hora): 320 dólares. Paseo una hora: hora USD 660 (precios por persona)

Comentarios


Con nieve hasta octubre, Ushuaia es mucho más que esquí en invierno