Crimen de Micaela Bravo: prorrogaron el plazo de la investigación

Así lo dispuso el juez por pedido de la defensa de la mujer, que está imputada como la presunta autora del homicidio de la joven madre, que ocurrió a finales de marzo de 2016 en Bariloche.





Micaela Bravo tenía 28 años cuando la asesinaron en Bariloche, y era madre de tres hijos pequeños. (foto archivo)

Micaela Bravo tenía 28 años cuando la asesinaron en Bariloche, y era madre de tres hijos pequeños. (foto archivo)

El juez de garantías Ricardo Calcagno admitió este lunes el pedido del defensor oficial Marcos Cicciarelo, que asiste a la única imputada como presunta autora del homicidio de Micaela Bravo, y resolvió prorrogar hasta el 15 de noviembre el plazo para completar la investigación.

La fiscal Betiana Cendón no se opuso al pedido de la defensa de Angélica Roxana Paine. Tampoco, el abogado Luis Terán Frías, que representa a los tres hijos de la víctima, que son querellantes en la causa, y al exesposo de Micaela, planteó objeciones. Fuentes judiciales informaron que la acusada siguió por zoom (videoconferencia) las alternativas de la audiencia.

El 5 de abril del año pasado, Calcagno admitió los cargos que Cendón formuló contra Paine a la que le atribuyó haber sido la supuesta autora del homicidio de Micaela. La querella adhirió a la acusación y la defensa no se opuso.

El juez les dio a la fiscalía, la defensa y la querella un año de plazo para avanzar con la investigación, que venció en plena cuarentena obligatoria por la pandemia causada por el nuevo coronavirus.

Pero las autoridades del Superior Tribunal de Justicia (STJ) dispusieron una feria extraordinaria para el Poder Judicial de la provincia como medida de prevención sanitaria, lo que implicó la suspensión de términos procesales. En consecuencia, los vencimientos de las investigaciones quedaron congelados.

Como la actividad judicial se reanudó el 20 de julio pasado, el plazo de un año caducó y, por eso, el defensor oficial solicitó la prórroga.

Las fuentes aseguraron que la fiscalía tiene la investigación terminada y está lista para avanzar a la etapa siguiente, que es el control de acusación, donde un juez evaluará si la causa puede llegar a juicio oral y público.

La teoría del caso de la fiscalía tiene como principal y única sospechosa a Paine, que es la madre de la pareja que Micaela tenía tras separarse de su esposo Patricio Vargas. Por eso, Cendón descartó que se trate de un femicidio.

La hipótesis de la fiscalía sostiene que a Micaela la asesinaron posiblemente de una puñalada la tarde del 23 de marzo de 2016. La causa de la muerte fue un edema pulmonar, explicaron las fuentes.

A la víctima la vieron por última vez en horas del mediodía del 23 de marzo de 2016, en el Jardín Mundo Nuevo del barrio 2 de Abril. Testigos aseguraron, según la teoría de la fiscalía, que se retiró de ese establecimiento con una mujer. La joven vivía a unas tres cuadras del jardín. Sin embargo, nunca regresó.

Estuvo desaparecida varios días y se tejieron todo tipo de hipótesis. Hallaron el cadáver el 6 de abril de 2016 en un descampado. El cuerpo estaba a unos 800 metros del jardín.

El fiscal Eduardo Fernández estuvo al frente de la investigación en la primera etapa y apuntó contra el exesposo. Pero no encontró pruebas para incriminarlo. Tampoco, pudo avanzar con el esclarecimiento del caso, que conmocionó a la población de Bariloche. Cendón heredó la investigación que, dos años después, puso a Paine como principal sospechosa del crimen.

La acusada permanece en libertad porque la fiscalía no consideró necesario pedir la prisión preventiva. Las fuentes informaron que la mujer cumplió desde abril del año pasado hasta la fecha con las medidas cautelares que le impuso el juez, como presentarse en forma periódica ante la Policía para estar a disposición de la justicia.


Comentarios


Crimen de Micaela Bravo: prorrogaron el plazo de la investigación