“Cruel destino”

#

La mayoría de las veces se suele decir que los elegidos de Dios mueren jóvenes, tal vez porque cumplieron su misión en la tierra o simplemente porque lograron realizar antes de tiempo el plan de vida por el cual llegaron a este mundo. Sin dudas la partida de Ricardo “Tuli” Castillo así lo demuestra. Sin embargo, la privación de su presencia y de su alegría le duele a muchos, en especial a sus padres, que no pueden creer que se repita la historia de la pérdida de un hijo y que se repita con los mismos protagonistas. Por esas raras ironías de la vida o del cruel destino ambos hermanos estuvieron en el lugar y en el momento equivocados. La fatalidad fue su dolorosa consecuencia. Su padre Norberto, con lágrimas en sus ojos y recordando a su otro hijo fallecido, dijo que “justo nos pasó con los hijos menores y no lo podemos creer porque eran hijos buenos y que no le hacían mal a nadie, pero parece que Dios quiere a los buenos, por eso se los lleva”. El hombre siempre trató de mantener el llanto para poder sobreponerse a la situación y poder llevar consuelo al resto de su familia y a los amigos de su hijo, que en gran cantidad se acercaron a la sala velatoria de Mariano Moreno para despedir sus restos. De ahora en más queda apoyar y sostener a los que quedan, rezar por su resignación y alimentar la esperanza de que algún día los volverán a ver al Tuli y al Fofo, ya que la muerte sólo es un paso que hay que atravesar para llegar a la vida eterna. Sólo muere el cuerpo, pero el alma es eterna e infinita y siempre estará presente en el recuerdo y en el corazón de todos sus afectos. Para los padres, Silvia y Norberto, puede servir como consuelo pensar o imaginar que ellos han tenido la fortuna de darle vida y de criar a ángeles de Dios en su casa, y como tales hoy están volando juntos en el cielo del paraíso a la espera de una nueva misión para volver a la tierra a seguir repartiendo bendiciones. ¡Fuerza, familia y amigos! Fabián Cares, DNI 22.086.099 - Mariano Moreno

Fabián Cares DNI 22.086.099 - Mariano Moreno


Comentarios


“Cruel destino”