Cuando el glamour no alcanza





Al transformarse “Mad Men” en un éxito, volver atrás y tomar el glamour nostálgico de los cincuenta y sesenta fue el anzuelo que tragaron algunos productores de tevé. Aunque a los golpes tuvieron que entender que la aceptación del público de una propuesta televisiva no es tan simple. Con pérdidas millonarias esto lo sufrieron dos producciones que antes de su estreno aparecían como posibles líderes del rating y que resultaron un fracaso estrepitoso: “Playboy Club” y “Pan Am”. Las protestas precedieron al estreno de “Playboy Club”, con varias asociaciones cristianas y de padres norteamericanas demonizando la serie e invitando al boicot cuando ésta llegara a la pantalla de NBC. Un boicot que no fue necesario. Las restricciones de la propia cadena convirtieron a “Playboy Club” en un programa sin alma, anodino, sin la sensualidad que prometía. El resultado: sólo tuvo tres episodios en el aire. El de “Pan Am” fue un viaje sin retorno. Bellas azafatas y guapos pilotos no fueron suficientes para atraer al público que se perdió en una trama poco creíble que mezclaba hijos de víctimas de los nazis, con azafatas espías, chicas de “buena familia” buscando su libertad y una Christina Ricci haciendo de la chica rebelde y comprometida. Al parecer la serie también quebró, como la línea aérea, y tras los 14 capítulos de la primera temporada no volverá volar. “Playboy Club” y “Pan Am” son otros ejemplos de que grandes ideas, ambientaciones y reconstrucción de época si una buena historia que contar no funcionan.

Silvina Fernandez


Comentarios


Seguí Leyendo

Cuando el glamour no alcanza