Cuidar la boca es salud pero en general no es prioridad hasta que duele

Alertan por el alto índice de caries desde la adolescencia. Los malos hábitos deterioran dientes, causan infecciones y pueden derivar en un cáncer bucal.



Cepillado incorrecto, dieta cargada de azúcar e hidratos de carbono y dejadez en el cuidado bucal, son las principales causas que derivan en que los índices de caries en la población alcancen un nivel “alarmante”. Al menos en los pacientes que llegan a Salud Pública, en donde especialistas aseguran que reina una escasa conciencia sobre la importancia del cuidado de los dientes.

Ir al dentista en la niñez es clave para inculcar el cuidado dental y aprender el buen cepillado. Foto: Emiliana Cantera

“Nos cuesta dar altas de bocas sanas”, señaló la jefa del área de Odontología del hospital de Roca, Mónica Villanueva. En la tabla de valores tener un índice de caries mayor a 5 se considera súper alto y en general los pacientes mayores de 16 años es de 9,9.

“La mayoría de los pacientes que tenemos tienen extracciones para hacer pero no porque se les quiera sacar todo, sino porque las piezas están muy rotas y hay que sacarlas”, apuntó.

Esta complicada la salud bucal de la gente. Se acercan cuando tienen un dolor y desaparecen después. Pero enfatizamos siempre que éstas infecciones se pueden ir al corazón, a los riñones, perjudican a los bebés en el caso de las embarazadas ya que pueden derivar en un parto prematuro. Es difícil llegar a la gente para que entiendan que la boca es importante

Mónica Villanueva, jefa del área de Odontología del hospital de Roca.

Foto: Emiliana Cantera

“Falla la dieta, el cepillado, la educación. Hay que generar conciencia desde la escuela, higienizar desde el primer diente. Vemos bocas dinamitadas. Hasta los 10 años, si es necesario, hay que ayudarlos a lavarse los dientes, y limitar las gaseosas y las golosinas”, consideró Cielo Bartorelli, odontóloga en el centro de salud de barrio Nuevo, en donde el servicio se sumó hace un año. Bartorelli remarcó que se evidencia un cambio en la población, que al principio se acercaba para atenderla urgencia y ahora asiste para hacer arreglos periódicos.

Los primeros molares que salen a los 6, a los 8 años muchos los tienen para extracción. Serían para toda la vida, es una lastima tremenda tener que sacarlos. La boca es salud, pero no está incorporada como tal. El miedo al dentista aún existe

Cielo Bartorelli, odontóloga en el centro de salud de barrio Nuevo

Más pacientes

En el hospital López Lima el servicio se encuentra en el sector de consultorios externos. Hace tres años que se renovaron las instalaciones, se sumaron nuevas prestaciones y se reforzaron las existentes. Además de arreglos se realiza operatoria general y de retenidos, se hacen algunos tratamientos de conducto, se atiende a personas con discapacidad y también a los pacientes FLAP. En tanto, ortodoncia e implantes son aún materia pendientes .

Con la mejora incluso, creció la cantidad de pacientes atendidos, que en 2016 alcanzó los 13.000 anuales y durante el año pasado alcanzó los 17.500. “Con la crisis vemos que aumentó la demanda porque el acceso al privado es más caro”, consideró Milton Aliaga, odontólogo a cargo del servicio en el Centro de Salud de Stefenelli.

En Stefenelli el equipo médico visita jardines para enseñar hábitos de cuidado dental a los niños. Foto: Emiliana Cantera

Quienes tienen más riesgo

“Los pacientes cardíacos no pueden tener caries, los diabéticos y las embarazadas también son pacientes más propensos a gingivitis. Son grupos vulnerables o de alto riesgo que le damos una prioridad”, remarcó Aliaga. Además se presta especial atención a los pacientes fumadores, a quienes tienen piercings en la lengua o los labios o tienen presentes otros hábitos no saludables. Es que son los más propensos a lesiones que pueden derivar en cáncer bucal.

Dos veces al año se debe visitar al dentista. Foto: Emiliana Cantera

En ese sentido, se indicó que en Argentina se registran 3.000 casos nuevos en el año de cáncer bucal y las estadísticas dan cuenta de que cada días dos personas fallecen por dicha enfermedad. Sólo el 15% de los casos son detectados en fases tempranas y eso tiene relación directa con la escasa frecuencia al dentista. Río Negro adhirió con una ley al programa nacional y en la provincia se consolida la formación del Comité de Tumores de la Cavidad Bucal. Gabriela Quintana, referente del grupo, explicó que se trabaja para poder acortar los tiempos previos al diagnóstico.

Entre 2016 y la actualidad, Salud Pública de la provincia detectó 19 casos sospechosos y 11 confirmados. De esa cantidad, 6 se encuentran en tratamiento y 5 fallecieron. Si bien la estadística está acotada al hospital público y a las personas que se acercaron a consultar, en todos los casos fueron pesquisados en el consultorio.
Para la especialista el primer paso es asumir que el Cáncer Bucal está presente: aumentó en el mundo, en el país y en Río Negro. En segundo lugar es importante dar lugar a la formación y capacitación de los profesionales en éste sentido y en tercer lugar asumir responsablemente el saneamiento.

Atender el binomio mamá-bebé, la apuesta para prevenir desde el inicio

Desde que el primer diente corta las encías en un bebé, es necesario incorporar hábitos de higiene bucal. Ese es el inicio óptimo, según indican los especialistas, no sólo para proteger los primeros dientes del niño. Sino que es sumamente importante para instalar el hábito saludable de cepillado y promover que éste lo acompañe siempre.

En barrio Nuevo se entrega a las embarazadas un cepillo y pasta. Foto: Emiliana Cantera

El Centro de Salud de Stefenelli fue el primero de la provincia en ser considerado como “amigo de la madre y el niño” y lleva adelante días de atención focalizada en las mujeres para promover su contención y bienestar. Entre las actividades que realizan, se incluye el control obstétrico y atención general. En ese marco es que se destina un día de la semana a ellas también en el consultorio de odontología.

La práctica de atención focalizada en la mujer embarazada y en el bebé se replicó en el centro de salud de barrio Nuevo. Allí se realizan talleres sobre lactancia, parto, cuidados del bebé y también se abordan los mitos que existen en torno a los problemas que aparecen en los dientes durante el embarazo.
“Llegan con mitos como que “el bebé me comió los dientes”, o “a mi marido le duelen los dientes desde que me embaracé” y se va explicando porque son falsos”, explicó la odontóloga. Además, después de las charlas entrega a cada embarazada un sobre con un cepillo de diente, una pasta y un folleto con información sobre el cuidado de los dientes.
A las mujeres embarazadas se les aconseja visitar al odontólogo en cada trimestre del embarazo; evitar el consumo de alimentos azucarados como golosinas o gaseosas; consumir alimentos que contengan calcio, proteínas, vitaminas y minerales; cepillar los dientes después de finalizar cada comida.


Comentarios


Cuidar la boca es salud pero en general no es prioridad hasta que duele