Cuatro novedades literarias recomendadas para julio: del libro sobre la AMIA a los esperadísimos relatos breves de Lydia Davis

De todo lo nuevo que llega a las librerías en estos días, seleccionamos cuatro títulos que, como los buenos libros suelen hacer, abren puertas a mundos lejanos, cercanos, posibles, ciertos, o imposibles, pero en cualquier caso, siempre interesantes y capaces de ayudarnos a entender o pensar.


Después de las 9:53


“Para entender todo lo que sucedió en treinta años con la investigación del peor ataque terrorista en la historia del país, hay que volver a los primeros treinta días. En ese mes tras la explosión en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) está lo que se sabe y lo que no se sabe hasta hoy”, dice el anticipo del libro del periodista Javier Sinay, editado por Sudamericana.


Hay 85 víctimas. Hay una teoría que se sostuvo desde las primeras horas: la del coche-bomba. Hay una línea de investigación predominante, la llamada “pista iraní”. Y también hay otras hipótesis. Hay teorías conspirativas. Hay desconfianza. Hay pruebas endebles. Hay encubrimientos. Hay internas entre agentes de inteligencia. Hay corrupción policial. Hay un juez y dos fiscales apartados del caso. Hay un fiscal muerto. Hay un ex vendedor de autos usados que hoy es un exitoso abogado penalista recibido en la cárcel. Hay ocho pedidos de captura internacional. No hay responsables presos. Intentar comprender qué pasó es entrar en un laberinto, aún sin salida. Aquí se ofrece un mapa de ese laberinto. Una mirada en perspectiva -con los testimonios de los protagonistas de entonces y de ahora: investigadores, familiares de víctimas, dirigentes de la comunidad judía- que muestra cómo cada línea se tuerce o se bloquea. Y cómo la historia del atentado a la AMIA todavía se está escribiendo.


Javier Sinay (Buenos Aires, 1980) es periodista. Colabora con publicaciones de Norteamérica, Europa y Asia, y dicta seminarios de escritura de no ficción. En 2015 ganó el Premio Gabriel García Márquez de la Fundación Gabo por su crónica “Rápido. Furioso. Muerto” y en 2010 el Rodolfo Walsh de la Semana Negra de Gijón por su libro Sangre joven: Matar y morir antes de la adultez (Tusquets). También publicó, en el mismo sello, Camino al Este: Crónicas de amor y desamor (2019); Cuba Stone: Tres historias (en coautoría, 2016) y Los crímenes de Moisés Ville: Una historia de gauchos y judíos (2013, editado en los Estados Unidos como The Murders of Moisés Ville).


El fuego de la imaginación


Durante más de sesenta años, el Premio Nobel de Literatura peruano, Mario Vargas Llosa ha desarrollado una intensa labor como articulista. Para él, los textos publicados en medios escritos de todo el mundo son una especie de autobiografía intelectual, literaria y política que ha ido levantando al ritmo de la actualidad de cada momento. Con este volumen dedicado a la cultura, «El fuego de la imaginación», Alfaguara da comienzo a la publicación de la obra periodística del autor de “Conversación en La Catedral”, “Pantaleón y las visitadoras”, “La tía Julia y el escribidor”, y lo hace siguiendo una estructura temática, lo que permite al lector descubrir en profundidad el ideario del autor a través del tiempo en cada una de las materias.


“Éstas son las reflexiones maduradas a lo largo de una vida dedicada a la lectura de novelas, a la contemplación del arte, del teatro y del cine. No sólo el testimonio entusiasta de intensas horas de placer o de digestiones felices después de haber leído o visto los frutos de la fantasía. También es una aproximación comprensiva a la condición humana, a su mundo subjetivo -sus valores, conflictos, deseos, anhelos y preocupaciones- y a la manera en que han dejado su huella en la historia. No sé si el futuro se pueda leer en la palma de la mano, en los posos de café o en los arcanos del tarot. El presente, en cambio, y de esto no tengo dudas, se puede intuir en el fuego de la imaginación. Y ni siquiera hace falta ser un mago o tener poderes para ello. Basta -y este volumen lo demuestra- con ser un lector y un espectador apasionado y crítico”, dice en el prólogo de este libro Carlos Granés.


“Esa gente que no conocemos


A diez años de la publicación de “Ni puedo ni quiero”, llega “Esa gente que no conocemos”, el nuevo libro de relatos de la escritora, ensayista y traductora estadounidense Lydia Davis, traducido por Eleonora González Capria y editado por Eterna Cadencia.


En este libro, Davis construye una colección de relatos breves en los que la cotidianidad se vuelve un mundo para observar y así aparecen desde registros de conversaciones matrimoniales fallidas, escenas de pequeñas alianzas temporales entre vecinos que comparten un ascensor, hasta cartas a instituciones a las que siempre hay algo para reclamarles, listas sorprendentes y sueños hilarantes.
En cada una de las ciento cuarenta y cuatro entradas que componen el libro –algunas de apenas unos renglones, otras de varias páginas– Lydia Davis vuelve a demostrar su maestría para transformar lo cotidiano en fascinante.


Escritores consagrados la elogian. Por ejemplo Jonathan Frazen, que dice: “Es la Proust breve entre nosotros. Tiene la sensibilidad para rastrear aquello que es tan evanescente que pasa desapercibido para el resto. Pero, al hacerlo, deja suficiente rastro como para que, cuando la lees, lo hagas con una sensación de reconocimiento”. Y Joyce Carol Oates, le suma: “Aguda, hábil, irónica, discreta y constantemente sorprendente”.


La autora decidió que este libro en particular esté disponible únicamente en librerías y bibliotecas. Le preocupa el dominio de Amazon en la venta de libros y quiere que “las personas que aman la lectura vuelvan a ese lugar donde otras personas que aman la lectura llevan siglos vendiendo libros con dedicación y esmero: la librería de la esquina”.


"Un puñado de flechas"


Una noche, durante su estancia en la Argentina para el rodaje de su película Tetro, Francis Ford Coppola le dijo a María Gainza: “El artista viene al mundo con un carcaj que contiene un número limitado de flechas doradas. Puede lanzar todas sus flechas de joven, o lanzarlas de adulto, o incluso ya de viejo. También puede ir lanzándolas de a poco, espaciadas a lo largo de los años. Eso sería lo ideal, pero ya sabés que lo ideal es enemigo de lo bueno”.


Además de Coppola, en “Un puñado de flechas”, el nuevo libro de María Gainza, editado por Anagrama, asoman una acuarela de Cézanne sustraída de un museo de Buenos Aires, la casa de un coleccionista, un paseo por el Walden Pond de Thoreau, las enigmáticas pinturas de Bodhi Wind en piscinas californianas que aparecían en la no menos enigmática “Tres mujeres” de Robert Altman, unas fotos rescatadas de un maletín, los óleos del pintor catalán Nicolás Rubió en los que evocaba el pueblo francés donde pasó la guerra civil española, la vida cosmopolita y la memoria de la escultora María Simón, las andanzas del pintor Francis Hopkinson y su asistente Moon en México y un cuadro maldito de Tiziano oculto en Tzintzuntzan.


A medio camino entre el ensayo y la narración, María Gainza sigue explorando nuevas formas de entender la escritura, rompiendo las barreras estancas entre los géneros. Un libro en el que se entrecruzan el arte, la literatura y la vida, y que confirma a su autora como una de las voces más estimulantes del actual panorama de las letras en lengua española.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Llegaste al limite de notas permitidas en el mes

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora