«Licorice Pizza», el regreso de Paul Thomas Anderson

El director californiano vuelve tras cuatro años con una historia de romance ambientada en los 70’ y una fuerte apuesta por una dupla protagonista sin experiencia actoral.





Con menos de diez películas, Paul Thomas Anderson se metió entre los mejores directores de su generación con una filmografía notable. Su carrera tuvo sus primeros pasos en los años ‘90 y su talento está a la altura con otros prodigios surgidos en esa época como David Fincher y Quentin Tarantino.

Después de la brillante “Phantom Thread” (“El Hilo Fantasma”) de 2017, el norteamericano de 51 años regresó con “Licorice Pizza”, una comedia dramática, con tintes de “coming of age” y un romance como trama central.

Ambientada en los años 70’, en el Valle de San Fernando de Los Ángeles, cuenta la historia de Alana Kane y Gary Valentine, dos jóvenes que transitan su primer enamoramiento. 

Con una década que ya retrató en “Boogie Nights” y un argumento que se acerca a “Punch-Drunk Love” (“Embriagado de amor”), la particularidad de su nueva película es la dupla protagonista.

Por un lado está Cooper Hoffman, hijo del fallecido Philip Seymour Hoffman, que estuvo en casi todas las películas de Anderson. Tiene 18 años y su actuación, por primera vez en pantalla grande, le valió una nominación a los Globos de Oro.

Su partenaire es Alana Haim, de 30 años, también debutante en el cine pero con una ascendente carrera musical. Cuando solo tenía 15, formó junto a sus dos hermanas (Este y Danielle) la banda de rock Haim. Alana toca la guitarra, el teclado y también hace coros. 

El año pasado, hicieron historia en los premios Grammy al ser la primera banda enteramente femenina en ser nominada a mejor álbum, galardón que finalmente obtuvo Taylor Swift. La relación con el P.T.A comenzó a partir de que él dirigiera algunos de los videoclips de la banda.

Haim también es de origen californiano y la madre de las hermanas fue profesora de plástica de Anderson, por lo que la conoce desde chica.

A partir de la relación con su padre, le ocurre lo mismo con Cooper al que también vio crecer. Desde que escribió el guión pensó los protagónicos para ellos, sin dejarse llevar por su falta de experiencia en cine. El resto del reparto sí cuenta con importantes trayectorias como la de Bradley Cooper y Sean Penn.

La película se estrenó hace un mes en Estados Unidos y llega hoy a las salas argentinas. Se espera que reciba varias nominaciones a los Premios Óscar.


La filmografía de Paul Thomas Anderson

«Hard Eight», el debut tras las cámaras

Con solo 25 años, tras experiencias universitarias fallidas, Anderson dirigió su primera película en 1996. Una historia de dinero y apuestas con actores con los que trabajó varias veces luego como Philip Baker Hall, John C. Reilly y Philip Seymour Hoffman.

«Boogie Nights, su primer gran éxito»

En 1997, P.T.A obtuvo el reconocimiento de la crítica con una película sobre el mundo del cine pornográfico de segundo orden ambientada en los ‘70. Con grandes actuaciones de Burt Reynolds y Juliane Moore, lanzó al estrellato a un joven Mark Wahlberg.

«Magnolia», una obra inabarcable

En 1999, el director sorprendió con una película enorme, un drama coral que entrelaza las vidas de nueve personajes y dura más de 3 horas. Un film crudo y emotivo con un Tom Cruise brillante.

«Punch-Drunk Love», la más romántica

“Embriagado de amor”, de 2002, se centra en un incipiente romance desde el punto de vista de un hombre conflictuado y temoroso, encarnado por un Adam Sandler alejado de la comedia.

«There will be blood», la ambición sin límites

“Petróleo Sangriento”, de 2007, sigue la vida del magnate Daniel Plainview, un hombre ávaro y descarnado que solo quiere hacer crecer su industria. A Daniel Day-Lewis le valió el segundo de sus 3 Óscars.

«The Master», entre la guerra y la cienciología

En 2012, Anderson presentó una compleja película sobre un traumado veterano de guerra (Joaquín Phoenix) y un enigmático líder filosófico y religioso (P.S. Hoffman), ambientada en los ‘50.

«Inherent Vice», adaptar lo inadaptable

En 2014, Paul Thomas adaptó “Vicio Propio”, la intrincada novela del escritor Thomas Pynchon. Otra vez con Phoenix, que interpreta a un pintoresco detective que intenta resolver un caso lleno de aristas.

«Phantom Thread», una relación tóxica

Su última película, antes de “Licorice Pizza”, fue “El Hilo Fantasma” en 2017. Se centra en un diseñador de moda (Day-Lewis) y su musa (Vicky Krieps), en una relación sumamente oscura y enfermiza.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Licorice Pizza», el regreso de Paul Thomas Anderson