D'Amato: “Esto no da para más”



CIPOLLETTI- El oscuro panorama por el que atraviesa el fútbol de Cipolletti fue sintetizado por el dirigente de la subcomisión del área Juan D'Amato.

Enfatizó que “la gente de Cipolletti quiere fútbol, pero después no va a la cancha”. Agregó que “esto nos llevó a que la situación se torne insostenible. Estamos en cesación de pagos y no nos quedan muchas alternativas para manejar”.

“La subcomisión de fútbol ya no puede hacer nada más de lo que hizo. Desde ahora la cosa pasará por el manejo de la comisión directiva. La gente en general no respondió, pero tampoco lo hizo el empresariado ni quienes desde niveles oficiales nos prometieron ayuda”, reseñó el dirigente.

De cara a lo que se viene, D'Amato sostuvo que “no podemos manejar estos números y por lo tanto pensar en una reducción del plantel no es alocado. Por estas horas puedo decir que no disponemos de dinero ni para pagarnos la estadía en San Juan”.

“También aquí existe mucha hipocresía porque varios exdirigentes que dicen querer al club y que firmaron contratos pocas horas antes de irse, ahora nos embargaron la sede social, como es el caso de Omar Rossi”, señaló el dirigente.

Agregó que “es extraño que de pronto, a todo el mundo se le ocurrió hacer juicio. Hasta me da la sensación que varios de ellos están impulsados desde afuera. Hasta jugadores del club tienen pensado iniciar acciones”.

En cuanto al futuro del club, el miembro de la directiva entendió que “estamos pensando seriamente en intentar unirnos con Independiente de Neuquén. Los números nos dicen que la mitad de la poca gente que concurre a la cancha es de la vecina provincia y que además los principales sostenedores económicos también lo son. Creo que a la gente de Cipolletti no le interesa más esta actividad, y si no es así, que lo diga en la próxima asamblea”.

El abogado Freiberg, en una posición escéptica

El asesor legal Horacio Freiberg mantiene una posición escéptica en cuanto a las ventajas que pueden significar para el club la convocatoria de acreedores.

El abogado entiende que “es probable que la medida no termine siendo una solución al problema de fondo. Existe un respaldo patrimonial importante pero por otra parte no se generan recursos y esto irremediablemente llevaría al club a la quiebra”.

Freiberg anticipó que “el síndico podrá analizar la situación y finalmente dirá que no se puede pagar nada con apenas mil pesos de recaudación por partido, pero además embargada. La situación podría llegar a tornarse como la de Rácing con la diferencia que a ese club muchos lo quieren salvar y de Cipolletti es probable que no se acuerde nadie”.

“El tema es sencillo, aunque exista la presentación a convocatoria hay que cumplir con las obligaciones, pero si no entra un peso, se podrá determinar que al no estar en condiciones de afrontar los pagos, no quedará más remedio que decretar la quiebra. La única posibilidad es que aparezca alguna política de salvataje privada, comunal o provincial”.

Freiberg reconoció que “esta situación era previsible y es por eso que en su momento pedimos avales a quienes querían hacerse cargo del fútbol porque en todo momento entendimos que el presupuesto de la temporada anterior sería inmanejable”.

Cipolletti deberá llamar a asamblea en la primera semana de noviembre aunque si presenta convocatoria es probable que deba adelantar el llamado para que los socios tomen conocimiento de la situación.

El plantel, a la expectativa

El lateral de Cipolletti Leonardo Squadrone decidió no retomar los entrenamientos hasta tanto no se le firme el convenio salarial.

El jugador manifestó que “no estoy hablando de cobrar en forma inmediata, sólo quiero que mi relación con el club quede oficializada”.

Esta medida del platense es similar a la que en la temporada anterior había adoptado todo el plantel por el mismo motivo, no descartándose que en las próximas horas se puedan plegar más jugadores.

Por lo demás, Cipolletti enfrentará el domingo a las 17 a San Martín de San Juan.

La única baja con que contará el equipo es la de Aníbal Iachetti por haber llegado a las cinco amonestaciones y se sigue de cerca la evolución del defensor Rubén Córdoba quien terminó con un golpe en su pierna derecha. También habrá que pensar en la evolución del arquero Marcelo Yorno. El capitán albinegro viajó nuevamente ayer a Caviahue para seguir con el trabajo de recuperación de una pubialgia que lo tiene a maltraer. El necochense volvería el viernes.

En cuanto al probable equipo para el domingo, es probable que Gustavo Celani reemplace a Iachetti. Si no jugase Córdoba, Juan Parra podría volver como central.


Comentarios


D'Amato: "Esto no da para más"