Declaran los jefes de los investigadores

Marchetti, titular de una comisión provincial, hablará del croquis.Artese, de los federales, entró al caso un mes después del hecho.





CIPOLLETTI (AC).- Los jefes de las comisiones investigadoras del triple crimen expondrán hoy ante el Tribunal sus hipótesis sobre el caso. Uno de ellos, el federal Rodolfo Artese, aún está a cargo del grupo de investigadores y siguió varias líneas de trabajo, entre ellas la de la fiscalía respecto de los asesinatos por error. Otro, Néstor Marchetti, de la Policía provincial, concluyó en un informe que se trató de un hecho «simple y circunstancial».

También declararán Gabriel Marín, quien se hizo cargo de la pesquisa cuando el gobierno provincial desplazó al subcomisario Luis Seguel, y Guillermo Cueto, del grupo Artese.

Marchetti será seguramente uno de los testigos más interrogados, puesto que será consultado además por otro tema que desde el comienzo del debate se analiza: cómo llegó a manos de las familias un croquis confeccionado por Claudio Kielmasz.

Según aseguró Andrés Capsi, jefe de la alcaidía de Roca, él recibió de manos del detenido el dibujo. Luego un integrante de la comisión Marchetti -no recordó quién- lo fue a buscar. Ulises González, en tanto, asegura que vio el original de ese croquis en la oficina de Marchetti, el mismo día que el gobernador Pablo Verani les dio una copia en su casa.

Marchetti estuvo a cargo de un grupo de policías provinciales que investigaban los homicidios de las jóvenes. En marzo del «98, los provinciales concluyeron que Claudio Kielmasz y personas de su entorno fueron los que asesinaron a María Emilia, Paula y Verónica. «El cuadro que nos da el relevamiento fotográfico, la inspección ocular del lugar, los peritajes preliminares, los peritajes posteriores, el terreno mismo, la evaluación de testimonios recepcionados, la búsqueda de otros posibles testigos, no nos permite ir más allá de que se trata de un hecho muy desgraciado pero simple y circunstancial», aseguraron en el informe que presentaron antes de retirarse.

Previo al trabajo de Marchetti, el caso tuvo a otro policía provincial al frente de la investigación: Gabriel Marín.

El comisario mayor reemplazó a Seguel el 29 de diciembre de 1997, cuando las sospechas hacia el policía que estaba a cargo de la subcomisaría 69 se hicieron más fuertes. No estuvo mucho tiempo.

Casi en forma simultánea -el 4 de diciembre de 1998- empezaron a trabajar los federales, con Artese a la cabeza. Varios efectivos fueron agregándose o saliendo del grupo en estos tres años, hasta llegar a la actualidad con un reducido número de integrantes.

Provinciales en tanto sólo quedan dos que pertenecían a otra comisión de rionegrinos, que se formó posteriormente a cargo del comisario Hugo Morales.

Artese está a cargo actualmente de la delegación Roca de la Policía Federal, pero sigue comandando el grupo investigativo desde esa ciudad. Mañana seguirán declarando integrantes de la comisión que preside.

Uno de ellos, Horacio Lopardo, ya no está en funciones, pero tuvo bastante protagonismo en el grupo. A tal punto que las familias varias veces realizaron reclamos ante la jefatura de la Federal para que no lo desafectaran.

«Hecho simple y circunstancial»

CIPOLLETTI (AC).- Las oficinas de 9 de Julio y Belgrano, donde actualmente trabajan los policías federales, fueron a fines del «97 las salas de debate de los efectivos provinciales conocidos como la «comisión Marchetti».

Néstor Marchetti, uno de los testigos citados para hoy, dirigió al grupo desde diciembre del «97 hasta fines de febrero del «98, momento en que fueron desafectados.

Las familias prácticamente no tuvieron contacto con ellos. Por el contrario, cuando se conocieron las conclusiones de su trabajo los cuestionaron. Más allá de que no compartían su hipótesis respecto de que se trató de un hecho «simple y circunstancial», se quejaron porque no tomaron en cuenta las sospechas sobre la policía. Uno de los testigos que declaró esta semana, Roberto Rappazzo Cesio, lo reconoció. «Marchetti me dijo que ellos no investigaban a la policía», dijo.

En el informe que presentaron, los hombres de Marchetti dijeron que el móvil del crimen fue una «tentativa de violación seguida de muerte». Y aseguraron que el hecho fue «iniciado y consumado en el sector de las vías», sin desplazamiento de las víctimas a otro lugar.

«Nos encontramos ante un hecho grave, acaecido en el mismo lugar donde los cuerpos fueron ubicados», fue una de sus apreciaciones. Para ellos, actuaron dos o más personas conocedoras del lugar, «por ende de la misma zona».

Otras de sus conclusiones fueron:

• «No medió planeamiento».

•»Uno de sus integrantes era muy consciente de la realidad y de la comisión del hecho».

•»Uno de ellos se caracterizó por su audacia».

•»Por las lesiones que presentaba Verónica, uno o más de los responsables está ligado o pertenece a la clase marginal o tiene íntima relación con delincuentes».

•»El arma de fuego empleada es de fácil adquisición legal o ilegal y de libre circulación entre malvivientes».

•»Ante el conocimiento en un principio de violación a las mujeres, sin lugar a duda no habría sido cometida allí».

•»El hecho fue iniciado y consumado en el sector de las vías».

González Pino sigue ausente

CIPOLLETTI (AC).- Guillermo González Pino faltó a las últimas dos audiencias del juicio oral, y no se descarta que no regrese a presenciar las tres que restan.

Al menos así lo adelantó el abogado Gerardo Tejeda. El imputado sólo regresaría si su ex concubina Sandra González vuelve a declarar.

El presidente del tribunal, César López Meyer, adelantó la semana pasada que la testigo sería nuevamente citada para hacerle preguntas sobre temas que no quedaron claros. Y el martes se decidió carearla con Viviana Miranda, pero aún no se estableció qué día será.

Sandra González es la testigo que más incrimina a González Pino. El resto prácticamente no mencionó al imputado en sus declaraciones ante el juez Pablo Iribarren ni en el debate oral, por lo que el revendedor de autos prefiere permanecer en la U9 de Neuquén, donde está alojado, antes que presentarse cada mañana en el salón de Luz y Fuerza de Cipolletti.

Los federales trabajaron más de diez hipótesis

CIPOLLETTI (AC).- La comisión de policías federales aún no concluyó una hipótesis del caso. Sin embargo, en una época hizo hincapié en la línea propuesta por la fiscalía: el crimen por error.

El subcomisario Rodolfo Artese trabajaba en la delegación Homicidios de la policía Federal en Buenos Aires, cuando el 4 de diciembre de 1998 fue enviado a la región para hacerse cargo de la investigación del triple crimen.

Su grupo fue cambiando de integrantes a lo largo de estos tres años, hasta quedar en la actualidad con un reducido número. «Cuando llegamos se mencionaban más de diez hipótesis sobre el crimen», comentó varias veces el subcomisario.

«Fiesta negra», «nenes bien», «banda mixta», «marginales», «crimen por error»… Fueron muchas las líneas que siguieron.

En diciembre del «97 trabajaron la primera versión que dio Claudio Kielmasz cuando apareció como un supuesto testigo protegido, involucrando en el hecho a allegados y parientes como Miguel Alberto Torres, Andrés Vargas, Marcelo Arratia y José Luis Arratia.

Las expectativas que tenían a fines de ese año con la detención posterior de Kielmasz los hicieron llegar a pensar en un rápido esclarecimiento del hecho. Pero las cosas no les resultaron como esperaban.

A lo largo del «98 siguieron trabajando las distintas versiones de Kielmasz, mientras analizaban otras posibilidades que iban surgiendo de la investigación.

El año pasado confeccionaron un informe interno en el que dejaron traslucir su inclinación hacia la hipótesis del crimen por error. En este trabajo hicieron fuertes críticas hacia el accionar de la policía provincial al comienzo de la investigación y hacia la autopsia, entre otros aspectos. Además, detallaron quiénes eran los testigos que comprometían a los imputados Kielmasz y Guillermo González Pino.

Hoy, Artese y Guillermo Cueto serán consultados por todo el trabajo realizado hasta la actualidad. Y no faltarán algunos cuestionamientos del abogado Eves Tejeda sobre supuestos «aprietes» que habrían realizado a testigos, tema que el defensor de González Pino sacó a la luz a lo largo del debate.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Declaran los jefes de los investigadores