Demorado y sobrio festejo de Jorge Sobisch

Se adjudicó 15.000 votos de diferencia.



NEUQUEN .- Jorge Sobisch volvió a festejar en el Palacio Municipal su retorno a la gobernación. Acompañado por casi todo su futuro gabinete, el candidato del Movimiento Popular Neuquino recibió primero a los periodistas en el municipio y luego salió al balcón del primer piso a saludar a sus seguidores, que rodeaban el Monumento al General San Martín.

Sobisch ofreció su costado triunfador en medio de una celebración austera: se refirió al triunfo por unos 15 mil votos sobre la Alianza, eludió opinar sobre una fuga de votos de la ortodoxia partidaria hacia esa fuerza y omitió mencionar al actual gobernador Felipe Sapag, salvo para decir que “no ha hecho un muy buen gobierno, yo espero a hacer algo mejor”.

Anunció nuevamente que devolverá a los empleados públicos el 20 por ciento en el adicional por zona desfavorable que recortó la administración Sapag en diciembre de 1995.

Dijo que el MPN se constituyó en “el único partido provincial” que obtuvo una victoria en el país, aun “contra las operaciones políticas” de los candidatos presidenciales de la Alianza, “que bajaron a Neuquén cuatro veces y estaban dispuestos a hacerlo nuevamente hoy”.

Relanzó su proyecto de trascender las fronteras regionales para el mediano plazo. Repitió en varias ocasiones que su propuesta tiene un “alto contenido federal”.

Desestimó que la fracción ortodoxa en su versión amarilla o roja haya actuado en su contra y, en todo caso, “hay que hablar con ellos”, dijo.

En el orden nacional, volvió a anunciar que votará a favor de Eduardo Duhalde para la presidencia de la Nación.

Mientras se dirigía al público, calculado en mil personas, desde el balcón del municipio, aludió a “los que trabajaron para que no ganemos” porque “tenemos más ideas, más coraje y más ganas de luchar”.

Luis Manganaro, a quien Sobisch prometió un lugar en su equipo de gobierno, dijo que “pensará el ofrecimiento, porque mi objetivo era ser intendente”. Luego felicitó a su contrincante, Horacio Quiroga.

Sobisch dijo que esta semana anunciará su gabinete -en principio con Jorge Gorosito en Gobierno; Alfredo Pujante en Economía; José Brillo en Planeamiento y Jorge Lara en Salud y Acción Social- y luego formalizará una reunión con los gremios estatales para comenzar a discutir el inicio de su gestión.

El flamante gobernador electo estaba acompañado por el vice, Jorge Sapag; Manganaro; Federico Brollo; Adrián Fernández y su esposa, Liliana Planas. La rueda de prensa se realizó en la sala de situación de la comuna.

Sobisch dijo que gobernará “para todos los neuquinos” y con “todos los intendentes” pese a su distinto signo político.

El festejo se demoró por el escrutinio y no demostró un entusiasmo importante. Los únicos que prepararon decididamente un festejo fueron los aliancistas de la capital, que tuvieron en un eufórico Quiroga el portavoz virtual de la victoria de la coalición, y se reunieron en la globa ubicada en uno de los extremos del Parque Central, en Olascoaga y Sarmiento, sin moverse hacia el centro neurálgico de la ciudad.

La intersección de avenida Argentina y Roca quedó cerrada por efectivos de la Policía a partir de las 20, en coincidencia con el retiro de los primeros elementos del palco que se iba a instalar para los festejos, que comenzaron cerca de la medianoche.

Pasadas las 21, Oscar Massei había dicho que en la provincia “puede ganar cualquiera”.

Massei se resiste a saludar al ganador

NEUQUEN – Oscar Massei lamentó que los candidatos a intendente de la Alianza “trabajaran todos por su cuenta” sin importarles si los electores “cortaban boleta”. También dijo que se resistía a saludar a Jorge Sobisch “porque no creo en las hipocresías de la política”, y le pidió a los diputados que ingresen a la Legislatura por el peronismo “sean realmente oposición”.

El candidato de la Alianza añadió, en conferencia de prensa, que “a muchos de los que ganaron los va a perseguir el gobierno provincial”.

Massei obtuvo ayer el más alto porcentaje de adhesión en su trayectoria política.

Pero aseguró que se sintió “solo y usado” en la campaña, aunque su carrera política “es larga y va a continuar”.

Massei consideró “imposible” estar conforme con el desempeño de la coalición, porque los candidatos a intendente -la mayoría proveniente de las filas del radicalismo- trabajaron sin coordinación con la fórmula a gobernador y vice. En consecuencia, “que cada intendente resuelva” con el futuro mandatario neuquino, Jorge Sobisch, del MPN, “los problemas que se le presenten” en su gestión.

El festejo de la coalición, por lo tanto, fue el que realizó el electo intendente de la capital, Horacio Quiroga, en la globa instalada en una esquina del Parque Central, donde se concentraron mayoría de radicales.

Nadie salió antes de tiempo

NEUQUEN En el búnker del MPN nadie quería festejar. Jorge Sobisch hizo anunciar por su vocero que sólo hablaría cuando estuviera escrutado el 85 por ciento de los votos, “como ocurrió con la interna” del 30 de mayo. Del candidato a la intendencia, Luis Manganaro, se informó a las 21 que hablaría “en una hora y media” pero no lo hizo. En el Monumento, salvo algunos curiosos y los adolescentes de siempre -ciclistas y 'skaters'-, no había ninguna señal de festejos políticos. En la azotea del Palacio Municipal aguardaban estibados, casi a la medianoche, los fuegos artificiales que, adquiridos por los que se anticipaban seguros ganadores, esperaban ser encendidos.


Comentarios


Demorado y sobrio festejo de Jorge Sobisch