Denuncia por mala praxis en el hospital de Roca: Qué dice el resultado de la autopsia

Un informe preliminar confirmó que Stella Maris falleció producto de una “sepsia (infección) generalizada”. La investigación continúa: hoy hubo un nuevo allanamiento en el Francisco López Lima.



Stella Maris tenía 37 años, y había asistido al hospital local a realizarse una ligadura de trompas. (Foto: gentileza)

Esta tarde finalizaron los estudios al cuerpo de Stella Maris Vega, la mujer de 37 años que el domingo por la mañana falleció producto de una posible mala praxis, tal como denunció su pareja Víctor Álvarez.

Según un informe preliminar, el estudio científico confirmó que Stella Maris falleció producto de una “sepsia (infección) generalizada” que pudo haber sido provocada por la perforación del intestino mientras se le realizaba una cirugía laparoscópica por ligadura de trompas.

El estudio que comenzó pasadas las 9 de la mañana fue realizado por los forenses Luis Turi y Marcelo Uzal, quienes pasado el mediodía entregaron un primer informe Garrido, que aseguró que por el momento no existen mayores detalles sobre la necropsia realizada al cuerpo de la paciente.

El fiscal también solicitó que se tomen una serie de muestras que fueron enviadas al laboratorio de una clínica privada. Si bien habitualmente estas prácticas se llevan adelante en el hospital Francisco López Lima, por el marco de la causa que se está investigando y por ser profesionales de ese nosocomio los que se encuentran en medio de las sospechas, se decidió enviarlo a otro laboratorio privado.

En la autopsia se pudo confirmar que la mujer fue sometida a una primera cirugía y luego a una segunda, donde se intentó cerrar la perforación del intestino que había provocado la infección.

De esta manera, el primer estudio forense terminó por confirmar las primeras sospechas de la pareja de Stella Maris, Víctor Álvarez, quien reveló en la sede de la Comisaría 31 que su compañera -y madre de sus tres hijos- había fallecido producto de una mala praxis.

“Un médico me dijo que le habían perforado el intestino y que sufrió una peritonitis aguda”, explicó el joven de 37 años en diálogo con la Comuna.

La mujer había ingresado el miércoles por la noche para una cirugía programada de ligadura de trompas. Tal como establece el protocolo, se internó esa noche y el jueves (11/7) por la mañana fue operada en el quirófano del hospital Francisco López Lima.

Ese mismo día, ya por la tarde, recibió el alta médica pero cerca de las 2 de la madrugada del viernes tuvieron que regresar al hospital como consecuencia de los fuertes dolores que la joven presentaba en la zona abdominal.

Esa primera consulta terminó con la aplicación de un analgésico y el alta nuevamente. A las 6, la pareja regresó con síntomas todavía más graves. Y es por eso que decidieron dejarla internada.

Víctor reveló que por la tarde comenzó a vomitar “un líquido verde” que estaba muy pálida y que tenía “mucho miedo”.

Fue ese mismo viernes que un profesional del hospital le reveló que su mujer había sufrido la perforación del intestino y que la iban a someter a una segunda cirugía. “Allí me dijeron que corría peligro de muerte”, reveló Victor.

A pesar de que fue asistida en el área de terapia intensiva, Stella Maris falleció el domingo por la mañana.


Comentarios


Denuncia por mala praxis en el hospital de Roca: Qué dice el resultado de la autopsia