En un final de locos, Boca no pudo con el Rojo pero salió campeón igual: mirá los goles

El equipo de Ibarra empató 2 a 2 con Independiente pero se benefició de la victoria de River sobre Racing y celebra un nuevo título con su público en La Bombonera.

La Liga Profesional se definió en una última fecha inolvidable. Con clásicos cruzados, Boca empató con Independiente y Racing cayó ante River. El Xeneize (51) llegó a este domingo un punto por encima de la Academia, los únicos dos equipos con chances matemáticas de ganar el torneo. En un final para el infarto, el equipo de Hugo Ibarra dio la vuelta con su gente.

El entrenador del Rojo, Julio César Falcioni, decidió poner una línea de 5 defensores para lo que fue su último partido como DT del club.

Boca arrancó mejor, dominando pelota y terreno en los primeros diez minutos. Tuvo una chance con un remate mordido de Pol Fernández que casi se le mete a Milton Álvarez. Con el correr de los minutos y pese a sus limitaciones, Independiente neutralizó al rival que no sabía como entrarle.

Sobre los 24′, Batallini le robó la pelota a Varela y salió la contra del Rojo. Vigo llegó por derecha y su centro para Leandro Fernández derivó en Leandro Benegas. Carlos Zambrano, en el área chica, se jugó su humanidad para evitar el tanto de Independiente.

Pasada la media hora, Independiente volvió a ser profundo y lastimó. Boca volvió a perder un balón en la salida y Lucas Rodríguez llegó lanzado, superando en velocidad a Advíncula. El peruano le cometió penal, porque lo tocó abajo, y Darío Herrera decidió correctamente. Después del chequeo del VAR, Leandro Fernández lo cambió por gol y puso en ventaja a su equipo.

Sin embargo, el Xeneize no tardó en reaccionar. El propio Advíncula pasó al ataque y generó un tiro libre que Óscar Romero ejecutó de forma precisa, a la cabeza de Pol Fernández. El volante peinó la pelota, que se metió en el segundo palo de Martín Álvarez.

El gol de Leandro destrabó todo, porque los últimos 15′ del primer tiempo fueron de ida y vuelta. Boca casi pasa al frente con Fabra, pero Álvarez tapó su remate tras un contragolpe. En el cierre de la etapa inicial, Vigo se perdió una chance clara, en la que Rossi se rehizo de un error previo para evitar el segundo de Independiente.

Para el complemento, Ibarra mandó a la cancha a Sebastián Villa por Ramírez. Apenas habían pasado cuatro minutos cuando el colombiano generó un tiro libre por izquierda. Pese al ángulo cerrado y lo lejos que estaba el arco, Villa la clavó en el ángulo derecho de Álvarez y desató la alegría en La Bombonera.

Después del 2-1, Boca dio la sensación de ser superior con Villa y Romero haciendo un muy buen partido, de hecho ambos exigieron nuevamente a Álvarez con distintos remates. El ingresado Gonzalo Morales también intentó desde lejos, pero el arquero visitante respondió bien.

Llegando a los 26′, el Xeneize quedó mal parado en defensa y Javier Vallejo, otro de los que entró en el complemento, comandó el ataque con decisión. Boca no pudo contener el despliegue del Rojo en esa jugada, pero apareció Rossi con una doble tapada fenomenal para evitar que Juan Cazares igualara el partido. La acción fue sancionada como fuera de juego, pero en la repetición se vio que no era y, si la pelota terminaba en el arco, el tanto hubiese sido convalidado mediante el VAR.

Fue un aviso de lo que vendría a los 35′. Independiente no bajó los brazos y el pibe Vallejo ganó de arriba en un córner ante la floja marca de la defensa y puso el 2 a 2. Casi al mismo tiempo, Miguel Borja empataba transitoriamente para River ante Racing.

Los últimos minutos en La Bombonera casi no se jugaron. Independiente aguantó bien, mejoró con los cambios y Boca no tuvo creatividad para atacar. El 2 a 2 pareció un hecho desde el tanto de Vallejo y todo se resumía a escuchar novedades desde Avellaneda.

El penal para Racing en el minuto 44′ fue un baldazo de agua fría, pero la atajada de Franco Armani hizo explotar a la gente de Boca y el 2-1 de Borja le puso el sello al campeonato del Xeneize. Las vueltas de la vida, el Millo fue decisivo para que su rival de toda la vida saliera campeón.

Tras los pitazos finales en ambas canchas, la alegría fue toda bostera. Con un plantel que sufrió innumerables lesiones y que como nunca en su historia está poblado de jugadores jóvenes del club, los dirigidos por Hubo Benjamín Ibarra festejan un nuevo título con su gente.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora