Después de 20 años, guardavidas de Neuquén se volvieron a probar en el Limay

La temporada de verano comenzará el 1 de diciembre, con la presencia de guardavidas en los balnearios habilitados

1/4

2/4

3/4

4/4

Como no se veía desde hace unos 20 años, la seguridad balnearia de Neuquén probó su destreza en el río Limay, por la pandemia. La definición se adoptó debido a que el protocolo de piletas no permite el uso de los vestuarios en la ciudad.

La reválida comenzó el miércoles y fue suspendida por Prefectura, debido al temporal de viento. Finalizó el jueves sobre el cauce madre del río, aproximadamente hasta las 15, en Valentina Sur.

Se consideró que al aire libre y en grupos de a 8 personas, la prueba de reválida podría disminuir las posibilidades de contagio, por turnos, en un grupo de más de 200 personas que se probaron ayer en el cauce madre de río Limay.

No hubo medición ajustada de tiempos de ejecución, como en las piletas; según comentaron fiscales que estaban el miércoles presentes a la vera del río.

Los postulantes, más de 230 inscriptos, debían nadar río abajo unos 500 metros en la zona del balneario de Valentina Sur; y los últimos 25 metros, incrementaban el ritmo a modo de “picados”.

Según explicó el subsecretario de Protección Ciudadana, Francisco Baggio, ese tramo se debía cumplir en 25 segundos. Los primeros 500 metros se debían cumplir en 10 minutos, sin embargo, con la corriente y el viento, las y los guardavidas cumplían el tramo con soltura antes de los 10.

Para este año, el cuerpo de seguridad en las aguas será de 130 personas. Pero todos los que quieran trabajar ya sea en forma privada o para la municipalidad como guardavidas, deberán pasar la prueba.

El secretario del operativo Balneario, Gabriel Rambado, indicó que desde el 2001 no se hacian las pruebas en el río, sino en piletas. Ayer, el fuerte viento complicó un poco el operativo, pero hoy se reanudó con normalidad.

Según se describió en el lugar, en el agua quieta (natatorios) los 500 metros debían ser ejecutados en un tiempo de 10 minutos como máximo, mientras los 25 metros de “picada” no debían superar los 20 segundos. Luego se realizaba un simulacro de rescate, pero eso no estaba previsto en el Limay.

Mientras en el agua las mujeres y hombres medían la carrera, el miércoles en las afueras de balneario había una protesta de unos 40 aspirantes recibidos de la Escuela de Guardavidas del Comahue que no pudieron ingresar al río para participar de la prueba.

La reválida se exige a todos los guardavidas anualmente, para poder iniciar la temporada y habilitarles como seguridad en el agua, ya sea en los balnearios como en las piletas o colonias.

En el caso de la ciudad de Neuquén, la temporada comenzará el 1 de diciembre. Se incoporarán más de 30 guardavidas al plantel que se tenía hasta el año pasado, porque habrá más zona de ribera para cusodiar, debido a que por la pandemia, se habilitarán por ejemplo la ribera de la isla 132, frente a los clubes, en el sector costero sobre el brazo del rio Limay o los 2000 metros en Solalique y Río Limay.

También frente al Albino Cotro. La idea es lograr más espacio para evitar la aglomeración de personas, aún en zonas al aire libre.

A los cuatro balnearios habilitados, se suma oficialmente este año el de Linares, en el nuevo paseo de la Costa, en una zona frente a los clubes recreativos como el bancario.


Desde el área de Gatica hasta Valentina, en la zona del puente Balsa de las Perlas, se trabajaba en la recuperación de zonas de la costa; sin embargo, se desconocía si se lograría contar despejado este año con el sector de Costa Verde, donde había un conflicto con un privado.

Reválida en el río Limay, los guardavidas en el cauce madre prueban habilidad de nado. (foto Florencia Salto


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Después de 20 años, guardavidas de Neuquén se volvieron a probar en el Limay