Dioses, héroes y arqueros: amontonados por el viento

“Hijos de Dios” y “Yashin”, de Cristian Carrasco y Sebastián González, respectivamente, serán presentados esta tarde en la Sala Fernández Rego. En una charla con “Río Negro”, los autores hablan del proceso de escritura y de cómo llegaron a sus personajes.



Dos libros, “Yashin” y “Los hijos de Dios”. Dos autores, sus autores, Sebastián González y Cristian Carrasco. Una presentación, esta tarde, a las 19:30, en la Sala Alicia Fernández Rego (Vuelta de Obligado 50), de Neuquén. ¿Por qué juntos? Acaso porque el viento los amontona, tal como sugiere el nombre del ciclo literario. Acaso porque sean ambos de la clase 78. Acaso porque sean amigos de los tiempos de Celebridades, grupo del que ambos formaron parte. Acaso por todo esto a la vez.

González y Carrasco, dos jóvenes y prolíficos autores regionales, presentarán sus más recientes publicaciones en el marco de “El viento nos amontona”. La razón es simple: reunir, literalmente, a los amigos; hablar de literatura; compartir pensamientos; música y, por qué no, tomar algo también. Desde ya, están todos invitados. La entrada es libre y gratuita y no hace falta ser amigo de los escritores.

Sebastián González ¿Quién es?

Nacido en Roca, en 1978, publicó los libros de poesía “Criaturas” (Libros Celebrios, Neuquén, 2004), “Confortablemente adormecido” (Ed. en Danza, Bs. As., 2009), “Inclinación corporal” (Arte al Acecho, General Roca, 2012) y “Chico Vudú” (Arte al Acecho, 2014). Algunos poemas suyos forman parte de la antología “53/70: poesía argentina del siglo XX” (ES, EMR y CCPE/Aecid, Rosario, 2015); “Yashin” (Espacio hudson, 2019).

“Yashin”, una historia

Lev Yashin fue, mucho antes de personaje literario de un escritor roquense, un gran arquero de fútbol. El mejor de su tiempo, según muchos. Apodado La Araña Negra por sus virtudes para atrapar la pelota sin rebotes y por su indumentaria negra, representó el espíritu de la Unión Soviética, a veces muy a su pesar. Y no porque estuviera en contra de eso, sino porque no era su intención.

En la pluma de Sebastián, en cambio, Yashin, además de ser ese arquero soviético, “es un recurso poético para hablar de otras cosas”. El autor despliega a partir de su figura todo su pensamiento sobre la cultura soviética y su imaginario que a él le llegó, entre otras fuentes, por la colección de “El Gráfico” de los años 60 y 70 de su padre. Más adelante, y a por la suya, llegaron el cine de Eisenstein, la literatura rusa y la estética soviética cotidiana, desde la hoz y el martillo hasta las camisetas rojas marca Adidas.

“Llegué al personaje de casualidad”, dice González. “Escribí el primer texto para un proyecto, quedó ahí un tiempo y luego se me ocurrió continuarlo. Al libro lo pienso como un poema largo, son veinte textos y es medio circular porque empieza y termina con el mismo verso. Y en el medio recorro la vida de Yashin y el mundo que habitó”.

En el proceso de escritura, cuenta González, se quedó sin letra y tomó una decisión: inventó lo que le faltaba. Le ocurrió exactamente a la mitad del recorrido. Y lo reconoce en el propio texto. “Lo que no sé lo invento”, escribe al comienzo del texto IX.

“Los primeros textos los escribí apoyado en datos históricos, sucesos reales del personaje y fechas puntuales. Cuando llegué a la mitad me detuve un tiempo. No escribí nada. El personaje no tiene mucho salvo sus logros deportivos. No se le conoce mucho. Para la segunda mitad me puse a inventar, saqué al personaje de su condición mítica para ubicarlo en situaciones cotidianas”, revela. “Cuando dejé de documentarme”, confiesa, “empecé a contar un Yashin a mi medida”.

Para Sebastián González, “Yashin”, cuya portada es una genial creación de Lisandro Martínez, “se trata de un poema largo muy narrativo. Una mezcla de géneros”. Pero, “sin dudas parto desde la poesía”.

Cristian Carrasco ¿Quién es?

Nacido en Regina, en 1978, desde hace años reside en Neuquén donde desarrolla su vida literaria y académica. Ha publicado poemas y ensayos en diarios y revistas de la región y participó en encuentros literarios a lo largo de la Patagonia.

Es miembro del grupo poético Celebridades, junto a Raúl Mansilla, Carlos Blasco, Tomás Watkins, Sebastián González y Miguel Ángel Sabatini.

Vida de héroes

De chico, Cristian Carrasco decía que, de grande, iba a ser historietista. De grande, escribió “Hijos de Dios”, una historieta sin viñetas y en prosa, que cuenta el derrotero de un puñado de dioses mitológicos mezclados entre mortales en un mundo de mortales.

La novela surge de una vieja idea del autor: “Reutilicé una idea de historieta que tenía desde los 16 años: que los superhéroes en realidad eran dioses que dependían de la fe de la gente. Entonces, realizaban sus hazañas para que la gente mantuviera la fe en ellos y así no perder sus respectivos poderes”.

Al igual que a Sebastián González con “Yashin”, algo le pasó a Carrasco con estos “Hijos de Dios”. Le pasó que había encontrado el final de la historia. Nada mal, claro. Solo que demasiado rápido: sus personajes tenían mucho por decir y hacer aún.

“Trato de agotar temáticas en una obra, no quiero tener varios textos que digan o traten de lo mismo. No quería que quedaran más cosas por decir (…)

Trato de terminar mis historias y que no quede más por decir al respecto”, explica Carrasco. “Pero como leo historietas desde siempre y los historietistas siempre dejan puertas abiertas para seguir y seguir, ya como que estoy pensando en una segunda parte” (risas). Y adelanta: “Sin querer, algo que escribí en el libro me dejó la puerta abierta para continuar con estos hijos de Dios”.

Una pista (o un spoiler) al respecto, la revela el propio autor: “El libro termina con ellos convertidos en humanos y no había forma de continuarlos. Pero en los primero capítulos descubrí que quedan puertas abiertas de las que puedo sacar dioses que se salvaron de esa humanización y puedo enganchar una historia nueva desde ahí y seguir contando cómo es la vida de los dioses humanizados”.

Nutrida de los géneros populares de la literatura como la historieta y el folletín, “Hijos de Dios” nos devuelve dioses de diversas mitologías y religiones como superhéroes de un tiempo complejo para los debates éticos y morales.


Temas

Cultura Libros

Comentarios


Dioses, héroes y arqueros: amontonados por el viento