Dólar “blue” a $8,75: seguirá en alza este año, alertan

El paralelo se encarece porque el gobierno “agravó la emisión monetaria y el déficit fiscal”. Economistas y consultoras anticipan lo que viene.



#

Foto archivo.

MERCADO FINANCIERO

El dólar paralelo escaló hoy 45 centavos, un 5,42 por ciento, y llegó a 8,75 pesos para la venta, con lo que amplió a 71,23 por ciento la brecha que lo separa del que se ofrece a 5,11 pesos en bancos y casas de cambio, en una rueda con mínimos negocios.

“Es un mercado (el paralelo) que no encuentra techo, porque nadie quiere desprenderse de los dólares que tiene, por lo que los precios de referencia son por operaciones marginales que se concretan”, dijo a DyN una fuente de la city porteña.

El dólar informal subía 8,69 por ciento desde el lunes, cuando la AFIP oficializó un aumento de 5 puntos porcentuales -de 15 a 20 por ciento- en el recargo por las compras en el exterior con tarjetas de crédito, de débito y de compra, y lo extendió a paquetes turísticos y pasajes contratados en el país.

El primer recargo del 15 por ciento a las compras en el exterior fue aplicado por el gobierno de Cristina Fernández el 3 de setiembre de 2012, cuando el dólar oficial se vendía al público a 4,65 pesos: el llamado “dólar turista” pasó a costar 5,34 pesos, una brecha de 19,29 por ciento con el paralelo que entonces se vendía a 6,37 pesos.

“Las divisas que vendió el Banco Central para Viajes y Turismo venían creciendo fuertemente. En 2012, se utilizaron casi 5.600 millones de dólares por este concepto, 76 por ciento más que en 2011. Por otro lado, el pago de pasajes representó en el último año algo más de 1.700 millones de dólares, una suba interanual de 9 por ciento”, calculó la consultora Econométrica.

El recargo del 20 por ciento al dólar oficial (5,11 pesos) llevó esta semana el dólar turista a 6,13 pesos, lo que significa una brecha de 42,74 por ciento con dólar paralelo, hoy en 8,75 pesos.

El dólar informal anotó, con el alza de hoy, una ganancia de 28,87 por ciento en lo que va del año, que se compara con un alza de 3,65 por ciento del dólar que se ofrece en bancos y casas de cambio.

Precisamente, el mercado mayorista cerró hoy con un descenso de una milésima a 5,095 pesos para la venta, en una rueda en que se negociaron unos 200 millones de dólares y el Banco Central tuvo una intervención mixta y cerró con un saldo vendedor de 70 millones.

“El Banco Central vendió 90 millones sobre el inicio de la rueda y recompró 20 millones sobre el final”, resumió en diálogo con DyN un operador de cambio de la city porteña.

La autoridad monetaria llevaba vendidos unos 90 millones de dólares en el mes y registraba compras por apenas 60 millones en lo que va del año, mientras las reservas internacionales sufrían una caída de 2.190 millones en 2013 hasta los 41.100 millones del martes, según datos provisorios.

El real brasileño, una divisa clave por la magnitud del intercambio comercial con el vecino país, operaba en torno de 1,99 por dólar, mientras aquí quedó a 2,76 pesos.

El euro subía a 1,2954 dólar y quedó aquí a 6,72 pesos en el mercado formal.

Pronóstico de consultoras y economistas

Economistas y consultoras estimaron hoy que el denominado dólar “blue”, en el mercado paralelo, seguirá con tendencia alcista, al advertir que el incremento de la cotización se debe a que el gobierno “agravó la emisión monetaria y el déficit fiscal”.

Así lo indicaron hoy el economista Fausto Spotorno, del Centro de Estudios Orlando Ferreres, el ex presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, y el titular de Empiria, Hernán Lacunza.

“Creo que la suba es por una serie de factores. Primero la falta de oferta de billetes, porque es un mercado sin mucha oferta”, señaló Spotorno.

El economista dijo a DyN que “cada vez que se aumentaron las restricciones saltó el dólar blue” y recordó que “la otra vez que subió tanto fue cuando se pusieron las restricciones de diciembre”.

“También hay factores técnicos como por ejemplo que la demanda de dinero está alta, causada porque no se puede salir del peso. Los individuos no lo sienten tanto, pero las empresas están atrapadas en el peso. Entonces hay un aumento que tarde o temprano se va filtrando hacia el dólar”, indicó.

Por su lado, Pignanelli indicó que “no se ve la posibilidad de que baje el blue porque el gobierno tiene que dar un mensaje hacia dónde va, y por ahora va hacia el abismo”.

“La situación latinoamericana es inmejorable, hay reservas por 40.000 millones de dólares, con la soja van a entrar 25.000 millones. Si con esos números le erran al vizcachazo es porque no saben hacer las cosas”, dijo el ex titular del BCRA a radio El Mundo.

Sugirió, entonces, que “cambien los jugadores” en una metáfora de un equipo de fútbol en el cual, señaló “cuando un DT ve que no funciona hace cambios”.

“La verdad es que terminó esta etapa con estos jugadores que hablan de marxismo, de control de precios, de reprimir a las empresas, de echar a los inversores”, señaló Pignanelli, quien precisó que el incremento del dólar paralelo se debe a “fallas de origen” del modelo.

Por su parte, Lacunza señaló que “el dólar informal es hijo del cepo y la magnitud de la brecha es proporcional a la rigidez de los controles”.

“Tenemos un mercado informal muy chico, pero si la oferta es cero aunque la demanda se achique sube el precio”, explicó el director de Empiria.

El economista agregó que “la escasez de divisas del verano cambiará en abril y estará más relajado pero por el otro lado habrá más demanda del blue y si no se inyecta algo será contraproducente”.

En tanto, para la consultora Econométrica, “el aumento de las restricciones inicia el camino de las devaluaciones tributarias”.

“De no haber otras medidas que apunten a resolver los desequilibrios macroeconómicos, las decisiones tomadas pueden impactar negativamente en el valor del peso en los mercados alternativos”, señaló la consultora.

Advirtió que “la incertidumbre sobre el futuro régimen cambiario podría incentivar la retención por parte de los productores de la cercana cosecha de soja y presionar aun más sobre el mercado de cambios”.

El informe señaló que “los próximos pasos de la ‘devaluación fiscal’ más probable serían aumentar aún más la alícuota y ampliar los rubros involucrados” en operaciones con dólares.

“Y otra que apunta a responder a presiones de competitividad en algunos sectores exportadores, podría ser la de aplicación de un esquema selectivo de mayores reembolsos a exportaciones de determinados productos industriales”, indicó Econométrica.

(DyN)


Comentarios


Dólar “blue” a $8,75: seguirá en alza este año, alertan