Dos villas, un mismo paraíso

Villa Pehuenia Moquehue es un destino de invierno que se consolida, con el cerro Batea Mahuida como protagonista. Administrado por la comunidad mapuche Puel, es uno de los parques de nieve más económicos y familiares de la cordillera.



En Villa Pehuenia Moquehue el calor de los leños de una cabaña alpina, el aire puro y el silencio de la montaña blanca se esconden en un bosque maravilloso para ser descubiertos. A 310 kilómetros de Neuquén capital y a 11 de Chile se puede ir a esquiar en un plan familiar en el que la hospitalidad, gastronomía y la diversión están garantizadas.

Los turistas que por allí pasan destacan la amabilidad de la gente, propia de una pequeña aldea de montaña. Además, pueden aprender a esquiar o practicar snowboard en familia. En estos días, las reservas avanzan a pleno y para la temporada alta tienen una estimación del 80%, con buena cantidad de nieve.

En la confitería del cerro se puede comer alguna delicia regional o tomar un chocolate caliente.

El parque de nieve Batea Mahuida conjuga paisajes con la historia y cultura de la comunidad mapuche Puel desde hace 20 años. “Los turistas están disfrutando a pleno. Para Pehuenia y Moquehue, la apertura del parque de nieve marcó un antes y un después. Hasta ese entonces teníamos solo temporada de verano, con una ocupación muy baja y a partir de ahí comenzamos a tener turistas todo el año”, contó el intendente Sandro Badilla.

Hoy tienen casi 3000 plazas turísticas y son el tercer destino neuquino después de San Martín y Villa La Angostura. “Somos unos 2.800 habitantes permanentes. La mayoría llegados de diferentes puntos del país. Hay gran diversidad de orígenes, convivimos con la comunidad Puel, Catalán y eso le da mucha riqueza cultural”, dijo Badilla.

Cerro arriba

En el parque de nieve, entre bosques de araucarias zigzaguean las 8 pistas. La nieve temprana y su extensa permanencia permite disfrutar del esquí y el snowboard durante casi 5 meses, cosa no habitual en el resto de los centros invernales del país.

Daniel Puel, representante de la comunidad mapuche a cargo del Cerro contó que “esta temporada nevó mucho, incluso antes del comienzo de la apertura. El cerro tiene la particularidad de tener nieve garantizada casi 100 días al año”.

El cerro Batea Mahuida tiene un muy buen nivel de nieve.

Agregó además que es un cerro familiar y los medios de elevación son de arrastre. “No tenemos telesilla, pero contamos con escuela de esquí con 30 instructores de la comunidad . Tenemos un precio promocional para residentes en Neuquén y trabajamos con escuelas. En agosto vamos a realizar el preclasificatorio de Olimpiadas Especiales para el Mundial de Suecia 2021, con más de 150 atletas con discapacidad” dijo Puel.

Raúl es instructor de snowboard y describió las sensaciones de este deporte de mucha adrenalina, “lo que uno siente cuando está arriba de la tabla y el viento te pega en la cara es pura felicidad y se lo deseo a todos los que se animen a practicarlo”.

La cima del cerro está a 2000 metros sobre el nivel del mar y una vez en la cima, la vista es incomparable. Desde allí pueden apreciar 7 volcanes colosales: dos argentinos como el Lanín y Copahue y los volcanes Chilenos, Villarrica, Llaima, Lonquimay, Callaquí y Tolhuaca. También se ven los lagos Argentinos, Aluminé y Moquehue y los chilenos Galletué e Icalma.

Para combinar con el esquí

Los paseos en motos de nieve a la laguna del cráter o a la cima del volcán (cubierta totalmente de nieve) así como también caminatas con raqueta, esquí de fondo, trekking al volcán son algunas de las actividades extras para hacer, que todos eligen por estas fechas.

En paseos en motos de nieve se puede ir hasta la laguna del cráter.

Los lagos Aluminé y Moquehue, acompañan las tardes de los visitantes que quieren pasear y la navegación entre paisajes nevados en las aguas del Lago Aluminé Moquehue son opciones diferentes para la familia.

A su vez, en el centro comercial funciona el paseo de artesanos y productores en donde se pueden apreciar piezas con el sello característico que le otorgan los productos típicos de la región.

Por último, las villas fueron declaradas “Capital provincial de la gastronomía neuquina” y es un pecado partir sin probar los típicos sabores patagónicos como el cordero, trucha, frutos rojos y la infaltable presencia del piñón, fruto de la araucaria.

Exquisitos platos a base de cordero.

Entre otros, en restaurantes como Borravino, Los Radares, Mandra, Parador del Lago, Taberna Gastronómica, Alfonsina, o Los Troncos. “Hay gente que viene a practicar esquí, pero hay muchas actividades. Nuestra gastronomía, nos posiciona desde hace dos años y deben probar nuestros sabores”, dijo el intendente y agregó que hay que recorrerlos todos.

Hay tres opciones de acceso: la Ruta 23 a través de Pino Hachado, la 13 por Primeros Pinos y la 46 por la Cuesta del Rahue, que generalmente es la que está permanentemente abierta.

Intendente Sandro Badilla

Precios: hospedaje, cerro, paseos y cenas

En temporada alta, alojarse en una hostería, con desayuno sale unos $3.200 la habitación doble y $4.290 la suite.

Una cabaña para 5 personas $5.900 y $6.500 una para 7 personas.

Cerro Batea Mahuida: pase diario, $ 900; medio día, $ 700; promo 5 personas, $ 3.700 (en temporada baja, $ 800, $ 600 y $ 3.250).

Paseos en moto de nieve, $3.500 para 2 adultos + 2 menores.

Caminata con raquetas (3,5 hs): $1.600 por persona (con traslados, equipo, refrigerio, www.impodi.tur.ar).

Paseo lacustre en el lago Aluminé: $800 (www.brisasvillapehuenia.com.ar).

Restaurante Borravino: croquetas de hongos y queso azul, $ 120; empanadas de carne cortada a cuchillo $100, cordero con polenta cremosa y brócolis $550.


Comentarios


Dos villas, un mismo paraíso