Suma fija: cámaras empresariales cuestionaron los anuncios de Sergio Massa para reforzar salarios

Desde la CAC, CAME y UIA se mostraron en contra del pago de una suma fija de 60.000 a los trabajadores. Dijeron que los aumentos deben ser discutidos en paritarias.

La CAME, la CAC y la UIA se pronunciaron para cuestionar el mecanismo que implementó el ministro de Economía para tratar de amortiguar el impacto de la devaluación en el poder adquisitivo. Hablaron de «una imposición del Estado sobre las relaciones laborales por fuera de su alcance».

Las cámaras empresariales salieron el lunes al unísono a cuestionar el pago de la suma fija de 60.000 pesos para los trabajadores que estableció el ministro de Economía y candidato a presidente por Unión por la Patria, Sergio Massa, en el marco de las medidas para tratar de amortiguar el impacto de la devaluación que se aplicó tras las primarias.

«El mecanismo de ajuste salarial del sector privado son las paritarias y no una imposición del Estado sobre las relaciones laborales por fuera de su alcance», alertó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) a través de un comunicado.

Seguido, esa entidad empresarial señaló que «la injerencia del Estado en la actividad privada no sólo complejiza la relación natural de empleadores y empleados, sino que pone en riesgo la endeble situación de miles de PyMEs que atraviesan un escenario de extrema fragilidad, con costos que aumentan permanentemente, con imposibilidad de importar insumos básicos y con una recesión que amenaza el consumo de manera creciente”.

El pronunciamiento de la CAME se reforzó con mensajes de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) y de la Unión Industrial Argentina (UIA), que también alertaron por la injerencia del gobierno nacional en las negociaciones paritarias.

Al respecto, fuentes de la UIA consultadas por este medio remarcaron que “cualquier recomposición salarial debe ser a través de las paritarias”. «Estos aumentos por decreto distorsionan las negociaciones colectivas y pueden generar diferendos legales en materia de sumas remunerativas y no remunerativas», plantearon.

Para justificar su posición, recordaron que “la industria argentina cuenta con 346 convenios colectivos de trabajo activos, con sus respectivos acuerdos para incrementos de remuneraciones y otros beneficios”. “Consideramos que una decisión unilateral y transversal de establecer aumentos por decreto generará superposición de porcentajes o sumas que entrarían en contradicción o solapamiento con las escalas establecidos libremente por las partes en el marco de los procesos de negociación, distorsionando los acuerdos alcanzados, pues las escalas responden a realidades técnicas, económicas y negociales diversas de acuerdo a cada actividad”, subrayaron.

La CAC manifestó, a través de un comunicado, su “profunda preocupación en relación al otorgamiento de una suma a trabajadores del sector privado recientemente anunciada por el Gobierno Nacional”.

“La Entidad es plenamente consciente del deterioro que el poder adquisitivo de los salarios experimenta mes a mes de la mano de la persistente y elevada inflación que soporta la economía nacional, producto de desequilibrios de larga data. Pero a la vez debe advertir que buena parte de las empresas del país se encuentra en una delicada situación, debido justamente a una macroeconomía desordenada y con un estancamiento que ya acumula una década, lo que hace inviable que puedan afrontar la suma fija”, diferenciaron.

El lunes la ministra de Trabajo, Raquel “Kelly” Olmos, se encargó de aportar algunos detalles sobre la suma fija no remunerativa y a cuenta de futuras que anunció Massa, que deberán percibir los trabajadores formales con ingresos no superiores a los 400 mil pesos netos y que se otorgará en partes iguales durante septiembre y octubre.

Aunque la CGT celebró el paquete de acciones que presentó Massa con mensajes que diversificó durante el domingo, con el correr de las horas se conocieron las voces de algunos gremialistas que advirtieron que la asistencia es insuficiente ante el impacto de la inflación sobre el bolsillo de los trabajadores.

“Es una buena medida, quizás no sea suficiente. No lo es”, apuntó Mario Manrique,  el secretario adjunto de SMATA que impulsó junto a Pablo Moyano los reclamos para que el gobierno nacional otorgue una suma fija que compense la carrera de los precios. En declaraciones a Radio Con Vos, el sindicalista señaló además que en su actividad, en el ámbito de las grandes terminales donde los salarios superan los 400 mil pesos, esta mejora no tendrá impacto.

El Secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y diputado nacional por el oficialismo, Hugo Yasky, coincidió al señalar que “este es el camino pero aún no es suficiente”. “Debemos profundizar más la distribución y proteger al pueblo frente a los abusos de los especuladores”, pidió.

Corresponsalía Buenos Aires


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora