EE. UU. y el FMI redoblan presión para aumentar pagos a bonistas

Quieren que se suba la meta



Un día después de que se conociera que Argentina tuvo un superávit más de tres veces superior al exigido en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el organismo de crédito y el subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, John Taylor, redoblaron la presión para que el país destine más fondos al pago de la deuda en default. Para esto, quieren que se suba la pauta de superávit del 3%, a la que el gobierno está comprometido.

Para sostener el crecimiento de la economía mediante nuevas inversiones será fundamental resolver la crisis energética, lograr una "exitosa reestructuración" de la deuda soberana y ampliar el superávit fiscal primario, señaló ayer el representante de Estados Unidos.

En el caso del FMI, reclamó varias medidas, entre las que también figura que el gobierno destine más fondos al pago de los bonistas.

Cabe recordar que Argentina le ofreció a los tenedores de bonos en default pagarles sólo el 25% del valor nominal de los papeles. Esta oferta no se modificará, se aseguró desde el entorno del presidente Néstor Kirchner.

En el marco del monitoreo que Taylor realiza de la marcha de la economía, el subsecretario del Tesoro se reunió con Kirchner, el titular del Banco Central, Alfonso Prat Gay y con legisladores, empresarios y economistas.

La intensa agenda del visitante que había comenzado el martes con la reunión con el ministro de Economía, Roberto Lavagna, en Ezeiza, Taylor dejó en evidencia la preocupación de la administración Bush por la deuda soberana y el superávit

fiscal.

Sin embargo, Taylor no olvidó posibles soluciones a la crisis de energía y mediante una declaración muy sutil el enviado del presidente George Bush puso sobre el tapete el tema de las tarifas al revelar que en las distintas reuniones que mantuvo ayer se planteó que "también se deben proporcionar los incentivos correctos para obtener la inversión necesaria" en el sector energético.

Siempre con el foco en la necesidad de atraer nuevas inversiones como pilar para mantener el ritmo de mejora en la actividad económica, Taylor enfatizó que "una reestructuración exitosa de la deuda es fundamental" porque la llegada de capitales "creará crecimiento a largo plazo.

El funcionario se pronunció a favor de que "las negociaciones entre la Argentina y los acreedores privados contemplen las concesiones mutuas necesarias para promover a los acreedores a participar en el canje de la deuda".

Taylor adelantó que "se seguirá de cerca la negociación, que es una negociación típica donde ambas partes van a tener que ceder de alguna manera". Además advirtió que "el valor de tener una buena reestructuración es que establecerá la conexión de Argentina con la comunidad internacional".

Acerca de la actualidad, Taylor afirmó que "la recuperación de la Argentina es notable" y sostuvo que es producto de "las políticas implementadas en el campo monetario y fiscal".

"Al estar acá comprobamos la naturaleza de la recuperación y lo mejor es que se basa en la inversión y en la recuperación del trabajo en las medianas y pequeñas empresas", sostuvo.

El funcionario se preocupó en remarcar el buen manejo de la política monetaria y calificó como "impresionante" cómo se redujo la tasa de inflación y como se mantuvieron bajas las tasas de interés.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) salió a presionar a la Argentina con una serie de medidas que el organismo considera necesarias para el crecimiento de la economía. Sin embargo, aseguró que la actividad económica del país crecería un 5,5 por ciento durante este año.

El Fondo pidió una mejora del superávit fiscal primario, la reestructuración de la deuda con los acreedores privados, el fortalecimiento del sector bancario y un marco regulatorio para las privatizadas, entre otras medidas.

"Se espera que la economía crezca 5,5 por ciento en 2004, aunque la sustentabilidad de la recuperación dependerá del progreso" de ciertas medidas como "un aumento del superávit fiscal primario y la reestructuración de la deuda soberana para restaurar la sustentabilidad fiscal", indicó el organismo en su informe semestral sobre las perspectivas económicas mundiales.

Por su parte, el director de In

vestigación del FMI, Raghuram Rajan, sostuvo, en una conferencia de prensa, que "Argentina ha tenido un muy buen desempeño al salir de la crisis y mucho de esto está relacionado con políticas fiscales extremadamente buenas, una restricción fiscal y el aumento de los ingresos impositivos".

El informe indicó que el gobierno de Kirchner debe concentrarse en "fortalecer el sistema bancario y (lograr) un mejor clima para la inversión privada, incluido el desarrollo de un marco regulatorio equilibrado para los concesionarios de servicios públicos y un ambiente legal más predecible".

En medio de la negociación entre el Gobierno y los bonistas, Rajan destacó que "el diálogo con los acreedores de la deuda continúa, la atmósfera es buena, y esperamos que las negociaciones estén llegando a una conclusión apropiada".

(DyN/Télam)

 

La oferta será en mayo

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, ratificó ayer en Nueva York que la oferta argentina para reestructurar la deuda privada se conocerá "a fines de mayo o principios de junio", y analizó junto a empresarios estadounidenses las perspectivas de inversiones en el país.

El ministro de Economíase reunió ayer en Nueva York con autoridades de la Reserva Federal de esa ciudad, banqueros y empresarios de los Estados Unidos ante quienes evaluó las perspectivas de la economía argentina en el mediano plazo. "Hubo una coincidencia sobre la necesidad de que la renegociación de la deuda desemboque en un esquema sustentable y sobre las buenas perspectivas que se abren, para las inversiones en los sectores productivos", informaron fuentes oficiales.

Según se comunicó, participaron de la reunión que se extendió por espacio de dos horas representantes del Citi-Group; Bank of American, Credit Suisse y Goldman Sachs, entre otras.

El encuentro estuvo dirigido por el vicepresidente de la Reserva federal de Nueva York, Terence Checky, y en un tramo también contó con la presencia del titular del organismo, Timothy Geithner.

Tras la actividad desarrollada en Nueva York, Lavagna viajará a Washington donde participará de foros internacionales y a partir del viernes también estará presente en la Asamblea del FMI.

 

Crean superente financiero

El gobierno cumplió con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y concretó la creación del Gabinete de Coordinación, de Regulación y de Supervisión Financiera, con el objetivo de "velar por la estabilidad del sistema financiero, hacer eficiente la intermediación financiera, y proteger a los consumidores de los servicios financieros".

La creación del Gabinete fue dispuesta mediante el decreto 476/2004, publicado ayer en el Boletín Oficial, y estará presidido por el secretario de Finanzas del ministerio de Economía y Producción.

El organismo estará integrado además por el presidente del Banco Central, el subsecretario de Servicios Financieros (de la cartera de Economía), el presidente de la Comisión Nacional de Valores, el Superintendente de Seguros de la Nación, y el titular de la Superintendencia de Administradoras de Fondos de Jubilación y Pensión.

Este ente constituye una de las principales demandas contenidas dentro del acuerdo firmado con el FMI. En los considerandos de la medida se destaca que "resulta conveniente coordinar y armonizar las normas de regulación de carácter financiero que involucran a distintos servicios, entre los que se encuentran: bancario, seguros, mercado de capitales, fondos comunes de inversión, fondos de jubilaciones y pensiones, medicina prepaga, planes de ahorro previo y capitalización, asistencia de mutuales, sistemas de tarjeta de crédito, con el objetivo de eliminar vacíos regulatorios y arbitrajes distorsivos".

(DyN)


Comentarios


EE. UU. y el FMI redoblan presión para aumentar pagos a bonistas