El Boca de Alfaro mira a todos desde arriba (otra vez)

El sólido y práctico equipo Xeneize no se detiene. Venció 2-0 en el clásico a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro y recuperó la cima del campeonato.



Lisandro López mira al cielo luego de marcar de cabeza, el primer tanto del Xeneize en el Bajo Flores. El líder e invicto no se detiene...

Lisandro López mira al cielo luego de marcar de cabeza, el primer tanto del Xeneize en el Bajo Flores. El líder e invicto no se detiene...

Al Boca de Gustavo Alfaro ya se le nota la marca. El sello del entrenador se va consolidando en la piel de un equipo que sabe a lo que juega, por más que algunos quieran sumarle brillo a la notable efectividad del (otra vez) líder de la Superliga.
El Xeneize pega en el momento justo, sufre poco y gana por demolición. No por su gran poder de fuego, sino por la impotencia del rival que no encuentra resquicios en la solidez de una formación que goza de números casi perfectos.

Ayer su víctima fue San Lorenzo, quien preparó una fiesta en el Nuevo Gasómetro y terminó descolgando los globos de apuro ante la superioridad de Boca, que sin ser abrumadora fue suficiente para quedarse con el clásico por 2 a 0.
El Xeneize es otra vez puntero de la Superliga (17 puntos), sin importar lo que suceda hoy en la continuidad de la 7ª fecha. Marcha invicto (ganó 5, empató 2), no tiene goles en contra y ostenta ocho tantos a favor. Cifras que explican la practicidad del conjunto de Alfaro.
El único número que desborda es el de Esteban Andrada. El arquero estiró a 784 los minutos sin recibir goles en la Superliga (el último se lo hizo Luciano Pons para San Martín de Tucumán en el campeonato pasado), logró el récord de valla invicta en el inicio de un certamen con 630 minutos y suma más de mil minutos entre los distintos torneos.

Boca tuvo ayer en Sebastián Villa a su hombre más peligroso, aunque el colombiano haya dilapidado un par de contras propicias que hubieran ayudado a Boca a cerrar antes el partido en el Bajo Flores.
El Xeneize tuvo una buena chance con un tiro de esquina de Alexis Mac Allister que le quedó a Nicolás Capaldo tras una serie de rebotes, y su definición exigida pegó en la base del palo izquierdo de Navarro.
Sobre el cierre de la primera mitad otro tiro de esquina de Mac Allister encontró a Lisandro López, quien de cabeza convirtió para el Xeneize.

En el complemento Boca dominó, con Reynoso como el más punzante, mientras que San Lorenzo se basó en lo que pudiera realizar Óscar Romero para alcanzar la igualdad, pero no llegó con claridad al arco del imbatible Andrada.
Estuvo cerca del empate el local, con un zurdazo de Menossi desde afuera que pasó cerca del palo izquierdo . No obstante San Lorenzo no pudo vencer la férrea defensa de Boca, que tras convertir controló el desarrollo. Ya en el descuento el ingresado Hurtado quedó mano a mano con Navarro y definió con facilidad.


Boca pasó con éxito el ensayo local y ya se prepara para la primera cita ante River por las semifinales de la Libertadores, más allá de que en el medio esté el partido con Newell’s (iría con suplentes). La medida era el clásico San Lorenzo y ayer Boca la superó con creces.


Comentarios


El Boca de Alfaro mira a todos desde arriba (otra vez)