El caso de los ceramistas



NEUQUÉN (AN).- Los obreros de la cerámica Stefani recurrieron, en instancia de apelación, a la Cámara Federal de General Roca, para pedir la anulación de un fallo de la jueza federal Carolina Pandolfi por el cual, argumentan, se convalidó la utilización de la Dirección de Información del Estado (DIE) para identificar a quienes realizaban un corte de ruta, en Cutral Co. La DIE ya había sido desarticulada por la ley 2081, durante la actual composición de la Legislatura. Pero las dudas sobre qué nueva forma pudo haber tomado este organismo crecieron a partir del caso de los ceramistas. En el expediente judicial, un comisario menciona a un agente que “trabaja Información de Estado”, del que dice que está en contacto con un encargado de la fábrica Stefani. Según el policía, el supuesto espía tenía en su poder un listado con los nombres de los trabajadores, lo que facilitaría la identificación. Desde esta declaración, de diciembre de 2010, los obreros denuncian una maniobra patronal-policial en su contra. También porque figuran como testigos del procedimiento dos mujeres que dicen contraprestar por un plan asistencial en el “ministerio de Seguridad” y que fueron asignadas a la comisaría 15. Una de ellas dice que por orden del oficial de servicio de la comisaría fueron como testigos al procedimiento de identificación. El abogado defensor Mariano Pedrero pidió la nulidad de la identificación de los trabajadores mediante fotos. Sostuvo que no pudo ir a la rueda de reconocimiento fotográfica y así se vulneró el derecho de defensa.


Comentarios


El caso de los ceramistas