El cine en su lugar





La nota del 30 de abril en vuestro diario, por dos veces en la recordación del cine Belgrano de Neuquén, ubica su domicilio en San Luis 579, cuando en realidad la dirección correcta de la otrora sala cinematográfica -hoy convertida en cochera- es la misma arteria pero altura 259. Es decir que la diferencia es de algo más de 300 metros.

Estimo muy justo el homenaje a los mentores de la obra, los hermanos Esteban: Alfonso, destacado pianista; Domingo y Fortunato, farmacéutico. El edificio habilitado en 1945 contó con la dirección del arquitecto Marcelino Berenguer, abuelo del funcionario público neuquino Cr. Marcelo H. Berenguer. En su inauguración fue considerado el más moderno de la Patagonia y comparable a muchas salas de Buenos Aires. Es cierto, como insinúa la nota, que el lugar parecía orientado a una temática popular en cuanto a la elección del material fílmico. O dicho de una manera casi despectiva: “al cine del Bajo”.

A propósito, recuerdo que en 1947, cuando los hermanos Esteban ya eran poseedores de la concesión del Cine Español y debían exhibir en Neuquén la película, presuntamente de contenido erótico, “El ángel desnudo”, protagonizada por Olga Zubarry (17 años de edad) y Guillermo Bataglia, tenían muchas dudas en cuanto a proyectarla en la antigua sala de la avenida Argentina. Finalmente optaron por el Cine Belgrano, comprobando que en definitiva la mayoría de la platea había sido ocupada por la “aristocracia” y circunspectos vecinos del Alto. Cuando el Cine Belgrano cerró definitivamente sus puertas, los hermanos Esteban ya habían dejado la actividad, que hasta su fin de ciclo pasó a manos de Exhibidora del Sur SRL.

Dante Morosani

DNI 7.298.605

Neuquén


Comentarios


El cine en su lugar