El cruel oficio de conmover al espectador

Hoy en El Arrimadero de Neuquén se presenta la obra "Misotros"



NEUQUÉN (AN).- Esta vez el teatro es concebido desde la crueldad. “Misotros” es la obra que enfrentará al hombre con su propia conciencia.

La pieza que se encuadra dentro de lo que a partir de la década del 60 comenzó a denominarse teatro de la crueldad, se presentará a las 22 en El Arrimadero, ubicado en Misiones 234. La puesta en escena pertenece al grupo Tribu Salvaje.

Un intelectual, escritor y profesor de profesión, se encuentra en la más difícil encrucijada de su vida. Allí, mientras decide que camino o alternativa tomar para continuar el viaje, dialoga con su conciencia que lo irá cuestionando, apoyando, ayudando y alentando.

“Es la historia de un intelectual y la conciencia. El está educado de cierta manera, tiene ciertos preceptos morales y obligaciones a las que responder. La conciencia es la que le va marcando, lo va reprochando y lo obliga a tomar determinadas decisiones. Ese personaje se niega a aceptar lo que su conciencia le dice y en ciertos momentos se resigna y lo acepta”, explicó Alejandro Oliart, actor que encarna a esa conciencia implacable.

El personaje de “Misotros” es un personaje agobiado por su presente y su pasado y por todos sus “otros”, un personaje que no sabe que es lo quiere pero siente la imperiosa necesidad de dar “el último grito”, agregó Oliart.

Esta obra, cuya dramaturgia fue escrita por Mirta Sangregorio, se basa fundamentalmente en los semiótico; en la construcción de significado a través de las imágenes, relegando el texto a un segundo o tercer plano.

” No partimos de un texto sino del movimiento. La obra cuenta una historia de principio a final pero está en el público completar la historia”, continuó el actor.

Esta metodología en la manera de encarar una pieza teatral está relacionada con el teatro que desarrolló el francés Antonin Artaud, el teatro de la crueldad, que conduce al espectador a tomar real conciencia de la violencia que domina las fuerzas naturales y su propio interior. El teatro de la crueldad comenzó a expandirse en la segunda mitad del siglo XX.


Comentarios


El cruel oficio de conmover al espectador