El De-bido proceso y el peronismo



De los errores se aprende (tengo esperanza). Los peronistas estamos pagando las consecuencias de no haber aprendido al menos, lo que nos reclama la sociedad hoy día, que es el respeto a las instituciones de la república, la renovación de dirigentes y cuadros, escuchar al otro, ya que con nuestra historia democrática se puede inferir con meridiana certeza que el poder corrompe y el poder absoluto y autoritario aun más.

Más allá de la impronta mediática de lo que aconteció con el multiprocesado ex ministro De Vido, queda claro algunas posturas que creemos dividen aguas. Destacamos por ejemplo la de la compañera Maria Emilia Soria que entiende el comportamiento que debe llevar nuestro partido para volver a enamorar y ganarse la confianza del pueblo

“Los únicos privilegiados son los niños” sostenía Evita. Los privilegios parlamentarios deben ser un recuerdo, una patente de impunidad que no se puede permitir nunca más.

Todo funcionario público ante un requerimiento judicial, tiene que ponerse a disposición de la justicia, estar a derecho como cualquier ciudadano

El articulo 68 de nuestra Carta magna dice: Ninguno de los miembros del Congreso puede ser acusado, interrogado, ni molestado por las opiniones o discursos que emita desempeñando su mandato de legislador. Esto es lo que se denomina inmunidad de opinión, ya que permite discusiones sin cortapisa alguna, en el marco del respeto mutuo, siendo el debate lo más excelso de la democracia.

Muy diferente es la inmunidad de arresto, ya que si se cumple con el procedimiento formal y ajustado a derecho, esto es pedido de un juez y la cámara sesiona con el quórum y la mayoría especial (2/3 de los legisladores presentes) cumplimos a rajatabla el articulo 169 de la Constitución nacional “todos los habitantes son iguales ante la ley, no se admitirán fueros personales ni títulos de nobleza”... Debieran saber los legisladores que incumplieron su deber de debatir que hacer lugar al desafuero no implica un prejuzgamiento sobre la inocencia o culpabilidad del legislador, tarea que le compete a la magistratura judicial.

Con pena debo admitir que una vez mas el peronismo, y los legisladores cristinistas, se alejan de principios del republicanismo, división de poderes, respeto por ley y de la demanda de la sociedad. “La única verdad es la realidad” decía Perón, si pretendemos volver, debemos ser mejores de lo que fuimos, realizar una autocrítica, y respetar nuestro sistema de gobierno representativo (gobernamos a través de representantes elegidos por el voto popular), republicano ( respetar la división de poderes) y federal (reconociendo las autonomías provinciales). El peronismo es el único que puede acercar al pueblo, a la clase trabajadora a sus representantes, que deben estar a la altura predicando con el ejemplo. Fabricio E. Torrealday DNI 21.912.502

Si pretendemos volver, debemos ser mejores, realizar una autocritica, y respetar nuestro sistema de gobierno representativo republicano y federal.

Datos

Si pretendemos volver, debemos ser mejores, realizar una autocritica, y respetar nuestro sistema de gobierno representativo republicano y federal.

Comentarios


El De-bido proceso y el peronismo