El "Depo" empezó con lujo y terminó sufriendo

Ciclista jugó fuerte y complicó mucho en el cierre al local.

Después de un comienzo muy vistoso y efectivo, Deportivo Roca terminó cerrando un juego con los "dientes apretados" y con el "corazón en la boca" ante Ciclista de Junín, al que le ganó por 84 a 80 (48 a 39), por la penúltima fecha de la primera rueda del TNA-1.

El arranque arrollador del "Depo", basado en una soberbia actuación de Darryl Johnson, fue una invitación a un gran partido.

El goleador local estuvo endemoniado en ataque y abriendo los caminos a un importante diferencia en el primer cuarto. También cargó de faltas su Ciclista y obligó al técnico Mario Guzmán a cambiarle la marca tres veces.

Primero el "Vasco" Aispurúa, después Andrés Rodríguez y, por último, Anderson, no pudieron con el fabuloso juego del extranjero roquense. Así fue que en ocho minutos se sentó a descansar con catorce puntos y una planilla perfecta, con seis de seis en dobles y dos de dos en libres.

Por este jugador pasó lo mejor del "Depo" y de la noche, hasta que el local sacó la máxima ventaja del cuarto (27 a 13). El público ya comenzaba a vivir una fiesta del básquetbol es un despoblado polideportivo. El primer cuarto terminó ganado Roca por once (28 a 17).

En el segundo parcial, con Donald Jones en el banco, Ciclista intentó acercarse en el marcador a través de Rodríguez, pero la clave de la visita estuvo en sacar del partido a Johnson. Triver lo buscó hasta que sancionaron a ambos con falta técnica.

Enseguida, el técnico Mario Spada mandó a Johnson a descansar y así volvió la paz.

Sin embargo, Roca con un par de dobles de Mario Sepúlveda y la conducción de Luciano Alon- so se las arregló para no pasar sobresaltos y ganar el primer tiem- po por 48 a 39.

En el tercer cuarto la visita llevó el juego hacia donde más le convenía. Apretó en demasía la marca y con la "complicidad" de los árbitros llegó a ponerse a tres puntos abajo (57 a 54), pero sobre el cierre volvió la tranquilidad al equipo local, que terminó ganando por seis (66 a 56).

El último parcial estuvo cargado de emociones. La celosa marca de Ciclista volvió a poner en riesgo la victoria del local, que lo terminó definiendo con altura y sin entrar en el roce.

Fernando Alvarez fue el encargado de mantener la distancia en este tramo del partido, que recién se acortó sobre el cierre, por una falta técnica que le bajaron a Sesma, muy discutida, y aún quedaban dos minutos. Una eternidad. Al final, el "Depo" apeló a su experiencia y terminó cerrando un emotivo juego con una victoria que necesitaba mucho.


Comentarios


El «Depo» empezó con lujo y terminó sufriendo