El desprecio de la vida desde un escritorio




LAS GOLONDRINAS, CHUBUT

Soy Claudia Costa Basso, pareja de Tino John desde hace más de 15 años.


Quiero agradecer a todos los que se suman par pedir, clamar y exigir justicia por Tino John.


Tino-ciudadano argentino y suizo- fue asesinado por el grupo GEOP de la Policía de Chubut, sin piedad, impunemente.
Tino padeció los terribles incendios de la Comarca Andina, lo cual derivó en una crisis de estrés acumulado por angustia, shock y falta de ayuda del Estado para afrontar las pérdidas y temor ante las tomas de su chacra.


Ante denuncia de vecinos, un fiscal pidió la intervención del grupo táctico de la Policía provincial para detener a una persona que estaba descompensada psiquiátricamente, que tenía un arma.


El 27 de mayo de 2021, más de 20 efectivos irrumpieron en nuestra casa, a mí me ataron y a Tino le tiraron bombas de estruendo y lo asesinaron de un disparo en la cabeza.


Tanto la actuación judicial como policial violaron drásticamente las leyes y resoluciones provinciales y nacionales de salud mental.


Al día siguiente, 28 de mayo, me presenté a la Fiscalía de El Hoyo para ser parte de la investigación, ser querellante en la causa y contraté un perito de parte privado.


El 31 de mayo, muchos vecinos, amigos y familiares firmamos notas dirigidas a la Suprema Corte de Justicia, al Consejo de la Magistratura y al gobernador Mariano Arcioni.


A cuatro meses del asesinato de Tino, ninguna de esas peticiones han sido aceptadas; en realidad han sido rechazadas con argumentos tales como “no procede en función a este o aquel artículo” y alguna de las peticiones ni siquiera fueron contestadas.


El desprecio de la vida desde un escritorio es alarmante.


También la Embajada de Suiza en Buenos Aires pidió información a la Fiscalía de El Hoyo, hasta el momento sin respuesta.


Agradezco mucho a quienes me acompañan en mi lucha para exigir justicia por Tino, porque es realmente terrible tener que estar rogando justicia, ¿no?.

Claudia Costa Basso
(Extracto del texto enviado)


Comentarios


El desprecio de la vida desde un escritorio