El empate deja un final abierto

Independiente ganaba 4 a 1, pero los pampeanos se llevaron un punto.



Los pampeanos de Mac Allister hicieron un buen negocio en la cancha de Independiente y ahora definirán el pasaporte ante Deportivo Roca.

NEUQUEN (AN).- Independiente se despidió sin gloria de esta edición del torneo Argentino B de fútbol. Ayer, pese a estar 4 a 1 arriba en las cifras y ubicarse cerca del objetivo de ganar por una buena cantidad de goles, terminó empatando en cuatro con el Deportivo Mac Allister y dejó una muy mala imagen en el certamen del Consejo Federal.

Ahora el pase lo definirán los pampeanos y el Deportivo Roca, en el encuentro que disputarán el venidero fin de semana en Santa Rosa.

Mac Allister deberá sumar por tres y cualquier ventaja le sirve para seguir con vida en el torneo; mientras que al "naranja" le alcanza con el empate para quedarse con el único pasaporte que otorga la ronda norpatagónica, donde esperan Almirante Brown de Puerto Madryn y Bancruz de Río Gallegos, que definirán la eliminatoria el domingo.

El partido en cancha de Independiente fue malo, pese a la gran cantidad de tantos. El "rojo" fue el fiel reflejo de su actualidad, que muestra el éxodo de jugadores que se produjo en la semana, un cuerpo técnico improvisado ante la renuncia de Oscar Mazzone y eso arrojó poca actitud para conseguir la meta de golear.

El gol de Fernando Jofré a los cinco parecía que encaminaba las cosas a favor del local, pero diez minutos después llegó el empate de la visita a través de Sergio Bassa y todo fue muy pobre, aunque con un leve predominio de Mac Allister que manejó mejor el balón.

El oportunismo del delantero necochense Emilio Lasaga le permitió a Independiente irse al descanso en ventaja, pero sin merecerlo.

En el complemento, con un remate de otro partido de Claudio Ramírez y un penal inexistente que Juan Sánchez canjeó por gol, el dueño de casa se puso tres goles arriba y tenía todo a favor para cumplir con el requisito de ganar por amplia diferencia para alimentar sus remotas esperanzas de pasar de ronda.

Allí tomó otra vez el manejo del juego el elenco pampeano, que tuvo un mediocampo que marcó diferencias, con las buenas gestiones de Rubén Gauna, Cristian Gómez y su gran figura Claudio Ortiz, quien demostró porqué pasó por las inferiores de Ríver y San Lorenzo.

Gauna, otra vez Bassa y Ortiz, pusieron la igualdad en un cotejo que tuvo a Mac Allister como el único equipo que intentó ganarlo con argumentos válidos.

Triste despedida para el conflictuado Independiente, que ni siquiera jugó el papel de árbitro en la definición del grupo A de la competencia.

Ahora todo queda en manos de Mac Allister y Roca, en el partido revancha que se jugará el domingo en la capital pampeana, donde a los roquenses con el empate les alcanza para mantenerse en el certamen y quedar entre los que buscarán el ascenso.


Comentarios


El empate deja un final abierto