El euro y la brecha social, ejes en Davos

Piden a Alemania un mayor compromiso y aportes de dinero.



#

AP

Merkel insinuó que Alemania no pondrá más dinero a disposición para combatir la crisis europea.

DAVOS (AP).- La galopante crisis de la deuda soberana europea dominó ayer la reunión anual de políticos y capitanes de empresas, aunque por primera vez la disparidad entre ricos y pobres pasó a ser uno de los temas dominantes, gracias en gran parte al levantamiento de la Primavera Árabe, el movimiento Ocupemos y otras protestas en todo el mundo. El ambiente al concluir ayer el cónclave de cinco días en Davos era sombrío y más de 2.500 delegados regresaron el domingo a sus países, preocupados por lo que deparará 2012. Fue palpable especialmente la ausencia de un entusiasmo generalizado en el Foro Económico Mundial. Pese al cauteloso optimismo ante los últimos intentos europeos de frenar la crisis de la Eurozona, sigue existiendo el tema de que pueda repetirse la situación y contagiar al resto del mundo, y no hay soluciones ante la creciente disparidad de ingresos. Impera la creencia de que el crecimiento económico debe incluir a los más necesitados, que la creación de empleo es crítica y que los alimentos, vivienda, cuidados médicos y enseñanza deben ser parte de la solución. Justo antes de comenzar el foro, el FMI redijo su pronóstico de crecimiento global para 2012 al 3,3%, abajo del 4% formulado en septiembre. Muchos otros pronósticos económicos aventuraron una desaceleración de la economía global, entre ellos Nuriel Roubini, de la Universidad de Nueva York, que vio venir la recesión de 2008 y quien incluso “podría ser más pesimista’’ respecto al pronóstico del FMI. Asia seguramente seguirá siendo el motor del crecimiento global aunque a un ritmo más lento, encabezado por China, con un 8%, seguida por la India e Indonesia. La directora gerente del FMI Christine Lagarde advirtió que la crisis de la Eurozona no es un problema que sólo afecta a la región. “Es una crisis podría tener efectos colaterales en todo el mundo’’, dijo. “Lo que he visto y lo que ha visto el FMI en estadísticas y pronósticos, es que ningún país es inmune y todo el mundo tiene interés en que esta crisis se solucione adecuadamente’’. Aislamiento de Alemania De todos lados se le exige más dinero a la canciller alemana, Angela Merkel. Para salvar al euro, Alemania debe proporcionar de inmediato más dinero. Esa ha sido una de las demandas más escuchadas durante Foro en Davos. Pero esto no parece, al menos por ahora, hacer efecto en la jefa de gobierno alemana. El aislamiento de Alemania antes de la cumbre la Unión Europea (UE) quedó aún más marcado en Davos: el FMI, la Comisión Europea, los socios más cercanos de Francia, los países fuera del euro como Estados Unidos, Reino Unido y México – todos ellos exigieron un muro de protección alrededor de la Eurozona. Habría que reunir el dinero suficiente para evitar de raíz un ataque de los mercados financieros. Sin embargo Merkel insinuó ya en su discurso de apertura que Alemania no pondrá más dinero a disposición para combatir la crisis. Su argumento es que si Alemania hace promesas que luego no puede cumplir la zona del euro tendría entonces sin duda “un flanco abierto”.


Comentarios


El euro y la brecha social, ejes en Davos