El futuro del básquet argentino y el pedido de Independiente de Neuquén





Tras la asunción de Fabián Borro como presidente de la Confederación Argentina de Básquet a fines de 2019 en lugar de Federico Susbielles, continúan los cambios en el organismo. La pandemia y el parate obligado componen un agregado que acentúa el momento crítico, de cambios, que vive la disciplina a nivel nacional.

Cabe mencionar que Borro manejó la Asociación de Clubes antes de gobernar en la CABB. La ADC tiene bajo su órbita a la Liga Nacional (primera), la Liga Argentina (segunda) y la Liga de Desarrollo, para menores de 23 años. Hasta que llegó la nueva conducción, el Federal, las selecciones y las formativas eran manejadas por CABB, que trabajaba con las Federaciones y Asociaciones.

Esa modificación política sumada a la crisis económica que padecía el deporte, y que se agravó por la pandemia, presenta un terreno bastante distinto al de los últimos años.

Si bien todavía no hubo definiciones, es muy probable que la Liga de Desarrollo se ''fusione'' con el Federal, lo que implicaría que los jugadores menores de 23 años pasen a la tercer categoría del básquet nacional.

Independiente quiere jugar su séptimo Federal consecutivo. Foto: archivo Yamil Regules.

Pero esa iniciativa cambiaría el mapa en varios aspectos, porque obligaría a los clubes a reducir el número de jugadores mayores. En este sentido, uno de los regionales que viene jugando el Federal hace varios años es Independiente de Neuquén, que utiliza el torneo para potenciar sus divisiones menores con cuerpos técnicos locales.

Esto implicaría que de siete fichas mayores y una sub 21, se pase a cuatro mayores y seis sub 21.

La subcomisión de básquet del Rojo envió una nota formal a la CABB advirtiendo la necesidad de respetar las fichas mayores con las que viene trabajando el Federal y de esa forma impedir que el certamen pierda calidad e interés por parte del público y los sponsors.

Una de las cuestiones que más afecta a los equipos del interior en el básquet tiene que ver con los estudios. Muchos se van a los 18 o 19 años a seguir carreras universitarias y el club se queda sin fichas en esa franja etárea, por lo cual los sub 21 o sub 23 de la zona son excepcionales.

La propuesta de Independiente es que esos cambios se den de manera paulatina y no tan drástica para que las instituciones tengan tiempo de trabajar en la conformación de planteles lo más competitivos posible sin afectar lo construido hasta ahora. Es decir, que el próximo torneo las fichas sean cinco mayores, tres sub 23 y dos sub 21, y que en el siguiente certamen sean cuatro mayores y cuatro sub 23.

El básquet, como la mayoría de los deportes, experimenta un momento complicado desde lo económico, donde las decisiones deportivas están atravesadas por la necesidad de sobrevivir y los intereses de una dirigencia nueva como la de Borro, que tiene una visión en la mayoría de las cosas opuesta a la que tenía Susbielles.


Comentarios


El futuro del básquet argentino y el pedido de Independiente de Neuquén